Muere Jaime Bermúdez, el padre de la maquila mexicana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Muere Jaime Bermúdez, el padre de la maquila mexicana

COMPARTIR

···

Muere Jaime Bermúdez, el padre de la maquila mexicana

El empresario Jaime Bermúdez Cuarón asumió la misión de rehacer Ciudad Juárez al trabajar el campo algodonero que poseía su familia.

Samuel García
25/06/2018
Actualización 25/06/2018 - 23:48

El empresario Jaime Bermúdez Cuarón, considerado como el “padre de la industria maquiladora en el país”, falleció esta tarde a la edad de 94 años en el Hospital Ángeles de Ciudad Juárez.

El también expresidente municipal de esa frontera, durante el periodo de 1986 a 1989, falleció por causas naturales luego de haber sufrido una recaída en su estado de salud por motivos familiar.

Su impero está constituido por 50 maquiladoras que operan dentro del Parque Industrial Antonio J. Bermúdez, ubicado en la Avenida Antonio J. Bermúdez, en el lado noreste de la ciudad, a kilómetro y medio del río Bravo.

El empresario se mostró siempre tranquilo, si no es que confiado, ante la postura del presidente estadounidese Donald Trump sobre el Tratado de Libre Comercio de América Latina (TLCAN).

“Hemos firmado un contrato ayer por siete años”, dijo para Bloomberg en 2017, sentado en un sillón de cuero en una salita revestida en madera, las arrugas profundas en su rostro enmarcaban sus penetrantes ojos azules. “Somos muy optimistas. Estamos haciendo dinero para todos. Un muro no va a detener eso”.

Bermúdez fue el primero de los empresarios en la región y su colección de siete parques sigue siendo una de las más grandes. “Don Jaime es el padrino, entre comillas, del sector maquilador”, dice Roberto.

Bermúdez se formó académicamente en ingeniería en Estados Unidos, su intención de sacar el mayor provecho del campo algodonero que poseía su familia, lo llevó a cambiar de giro y fundar la empresa que sería su imperio, Desarrollos Inmobiliarios Bermúdez S.A. de C.V., cuyos activos incluyen parques industriales, oficinas, cementeras y centros comerciales.

Mientras observaba el ascenso de Taipéi y Tokio, advirtió el potencial del creciente número de trabajadores desempleados que vivían en la ciudad fronteriza, entonces conocida por sus prostíbulos, tiroteos y divorcios exprés. Bermúdez asumió entonces la misión de rehacer Juárez.

En noviembre de 2016, la Asociación de Maquiladoras de Ciudad Juárez (AMAC), instauró la presea “Jaime Bermúdez” en su honor, para las empresas del sector manufacturero con una trayectoria de más de 40 años ininterrumpidos en la frontera.

En diciembre de 2017, el escritor Samuel Schmidt presentó su libro “Juárez a Bermúdez”, donde narra la vida y obra del empresario.

Su crecimiento inició con la construcción de parques industriales para albergar empresas maquiladoras, de las cuales hoy se cuentan por cientos a lo ancho de toda la frontera, de las cuales dependen miles de familias.

Además tuvo una intervención importante para instituir el Programa Nacional Fronterizo (Pronaf), un importante proyecto para el desarrollo económico de la región.

Integrantes del sector político y empresarial, vía redes sociales, enviaron sus condolencias a la familia del empresario juarense.

En la década de los sesenta tuvo la visión de aprovechar la ubicación de Ciudad Juárez para atraer inversiones de empresas extranjeras, viajó por todo Estados Unidos para promocionar las bondades de la frontera chihuahuense hasta que en 1967 consiguió en la fabricante de ropa interior femenina, Acapulco Fashions, a su primer cliente.

Un año después consolidó la llegada de RCA Corp, la primera firma de escala mundial que llegó a la frontera, que construyó una planta de más de 10 mil metros cuadrados para el ensamble de televisiones, planta que a la fecha continúa sus operaciones en el mismo sitio y que marcó la pauta para el arribo de empresas de ese mismo nivel.