Economía

Moody's cambia perspectiva a negativa en 81 bancos europeos

Moody's modificó las calificaciones de estable a negativa de 81 bancos de Alemania, Francia, Suiza e Italia; la calificadora explicó que estas decisiones fueron tomadas luego de la reciente adopción de reglamentaciones como la Bank Recovery and Resolution Directive (BRRD).
Leticia Hernández
29 mayo 2014 19:47 Última actualización 30 mayo 2014 10:3
[Moody's espera que los bancos del país mantengan perfiles financieros "relativamente saludables"/Bloomberg] 

Moody's da mala calificación a bancos europeos.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Bajo la percepción de un nuevo marco regulatorio, Moody´s Investors Services afirmó las calificaciones de largo plazo de más de un centenar de bancos de la Unión Europea, Noruega y Liechtenstein; en donde 81 calificaciones de largo plazo sufrieron un cambio en la perspectiva de estable a negativa.

Moody’s Investors Service afirmó las calificaciones de largo plazo de 105 bancos; de esos bancos cambió la perspectiva a negativa en 81 calificaciones; a estable desde positivo a dos calificaciones de largo plazo; mantuvo en estable a otras 18 calificaciones y dejó en positiva la perspectiva de cuatro calificaciones más.

En su comunicado Moody´s explica que estas acciones fueron tomadas luego de la reciente adopción de reglamentaciones como la Bank Recovery and Resolution Directive (BRRD), que entra en vigor a partir del primero de enero de 2015, y la Single Resolution Mechanism (SRM), aplicable sólo a bancos en la zona Euro.

Las perspectivas negativas reflejan la percepción de que con la legislación subrayando el nuevo marco resolutivo, ahora en lugar y la explícita inclusión de carga compartida con acreedores no garantizados.

La calificadora realizo una revisión para reflejar el nuevo marco y continuará evaluando las implicaciones de este paquete de regulaciones para un soporte sistémico en tanto que el nuevo marco se desarrolla y hay más claridad sobre cómo podría ser aplicado en la práctica.

De la Unión Europea, doce bancos de Alemania fueron afectados, entre ellos el Commerzbank AG, una decena de instituciones financieras francesas, entre ellas BNP Paribas; ocho austriacas, cinco suizas, cuatro bancos italianos, tres holandeses, dos españoles –Bankinter y Kutxabank y un banco inglés, el Nationwide Building Society.