Economía

Moody's descarta cambio en el rumbo de Pemex por relevo presidencial

La analista de Moody's, Nymia Almeida, considera que si el próximo presidente de México no fuera amigable con la inversión privada en el sector, Pemex no tendría un cambio significativo.
Leticia Hernández Morón
28 abril 2017 18:17 Última actualización 28 abril 2017 18:20
pemex

(Bloomberg)

La llegada a la presidencia de México de algún candidato menos amigable con las inversiones privadas en el sector energético no representa una amenaza ya que el carácter constitucional de las reformas reduce la posibilidad de un sesgo en la trayectoria que Petróleos Mexicanos (Pemex), ha iniciado en su apertura para asociarse y en el manejo de sus finanzas, señaló Nymia Almeida, analista líder de Pemex de Moody's Investor Service.

Explicó que las asociaciones con el sector privado ya se están dando y se espera se note su beneficio en las dos cosas que le faltan a Pemex, recursos y tecnología para aguas profundas, en donde se encuentra la mayor parte de las reservas en el país.

En conferencia telefónica con medios desde Nueva York, expuso que lo siguiente es que esos nuevos socios añadan valor a Pemex con capital y tecnología que redunde en mayor producción y mejores resultados financieros. Conforme mejore operativa y financieramente a través de sus propios esfuerzos y mediante las asociaciones, sería más difícil que hubiera una propuesta que cambiara el rumbo.

“No nos preocupa tanto pero definitivamente si es un riesgo de que lo logrado hasta el 2018 por una nueva administración menos enfocada a los cambios, pudiera dañar el sentido de las mejorías de la empresa y es alto a lo que vamos a estar prestando atención”.


Los pasos que Petróleos Mexicanos ha dado en función de su independencia financiera eliminaron la amenaza que representaba para las cuentas públicas del país en este y el próximo año señaló la especialista.

La calificadora confirmó el jueves su calificación crediticia para la empresa petrolera mexicana en Aaa.mx por el avance mostrado en su control sobre el efectivo, además de que tiene el respaldo de líneas de crédito revolvente disponibles por 6 mil millones de dólares, de largo plazo y renovables cada año.

El tener ese respaldo da certidumbre ante posibilidad de dificultad para acceder a financiamiento en los mercados, además de que es la única empresa del sector Petróleo y Gas dentro del portafolio de Moody’s en América Latina, que cuenta con ellas, según Nymia Almeida.

“La visión en este año mejoró respecto al 2016, esperemos que el manejo de la empresa no pierda “momentum” y se vea que los cambios son permanentes”, dijo.

En ese sentido, Jaime Reusche, analista soberano de México apuntó que ya no se percibe a Pemex como un riesgo para las cuentas fiscales del país.

“Ya no vemos la necesidad de que Pemex requiera apoyo del soberano en 2017 y 2018; hace un año si se pensaba”, comentó durante la conferencia telefónica con medios desde Nueva York.

Renegociación del NAFTA, oportunidad para el sector

Una vez que el tema energético quedó fuera del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el que se abran las negociaciones representa una oportunidad para México y Estados Unidos consideró la analista de Moody’s para Pemex.

Comentó que ambos países tienen intereses complementarios, no opuestos y eso facilita llegar a un acuerdo para incluirlo en la renegociación comercial.

“Ayudaría a crear un mejor marco que pudiera reforzar la relación entre los dos países en el sector energético”, puntualizó.