Economía

México y Canadá buscan represalia comercial contra Estados Unidos

La solicitud que han hecho México y Canadá a la Organización Mundial de Comercio se debe al Etiquetado de País de Origen, política estadounidense que ha afectado principalmente al sector pecuario, por lo que las compensaciones que pidan ambos países deben ser proporcionadas al daño económico generado.
Dainzú Patiño
20 octubre 2014 22:43 Última actualización 21 octubre 2014 5:5
Bovino

Los criadores e ganado bovino, de los más afectados por el Etiquetado de País de Origen, medida estadounidense. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- México y Canadá solicitarán autorización de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para imponer represalias comerciales en productos industriales y agrícolas provenientes de EU, en caso de que el país norteamericano no modifique su legislación nacional en torno al Etiquetado de País de Origen (Cool), informaron las secretarías de Economía y Agricultura de México, en conjunto con sus organismos homónimos en Canadá.

La resolución final dada a conocer ayer por la OMC, en torno a la controversia presentada por México y Canadá, desde finales de 2008, determinó que EU debe dar fin a esta condición, la cual ha afectado a criadores, especialmente de ganado bovino y porcino en pie, además de que viola las obligaciones de EU como miembro de la OMC.

De acuerdo con el Informe Definitivo del Grupo Especial respecto a Cool, EU tiene 20 días para apelar la decisión de la OMC. En caso de que la apelación proceda, las represalias comerciales para compensar el daño económico podrían darse hasta el próximo año.


Las compensaciones que soliciten México y Canadá deben darse en medida a el daño económico que se ha generado a causa de esta medida. Por lo que nuestro país puede solicitar a la OMC, que EU retire, baje aranceles o abra cupos que favorezcan a México. También puede restringir la entrada de productos estadounidenses o subir los aranceles, explicó en entrevista Juan Carlos Anaya, presidente de la Mexican Beef, asociación de exportadores de carne.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, en 2013 el daño ascendió a 563 millones de dólares, especialmente porque la requisición del Cool, representa a los criadores en EU la necesidad de implementar medidas para dar rastreabilidad a cada res o cerdo de origen mexicano, también para separarlos de los nacidos en EU. Por lo que a la hora de comprar a los criadores mexicanos, descuentan de 10 a 35 dólares por cabeza, para recuperar esos costos, de acuerdo con estimaciones de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG).