Economía

México, EU y Cuba acuerdan límites del 'Hoyo de dona'

Los gobiernos de los tres países firmaron el acuerdo para delimitar el área que corresponde a cada nación de los aproximadamente 20 mil kilómetros cuadrados con gran potencial petrolero.
Vivian Núñez / Corresponsal
18 enero 2017 20:48 Última actualización 18 enero 2017 20:55
Pemex, Golfo de México

(Bloomberg)

Cuba, México y Estados Unidos firmaron este miércoles una serie de acuerdos para delimitar el Polígono Oriental del Golfo de México extendida más allá de las 200 millas náuticas. 

Los convenios brindan a las partes una mayor certidumbre para el ejercicio de sus derechos jurídicos y soberanía sobre esa área marítima de elevada importancia económica por la existencia de petróleo, según expertos.

“En los momentos actuales, donde urge ponernos de acuerdo, lo hemos hecho de la mejor manera”, declaró el embajador mexicano en la isla, Enrique Martínez y Martínez, quien suscribió en La Habana el documento en representación de su país. Por Cuba lo hizo Anet Pino, directora de Derecho Internacional de la cancillería.

El acuerdo con Estados Unidos fue rubricado en Washington por el embajador cubano, José Ramón Cabañas Rodríguez, y por Mari Carmen Aponte, consejera especial para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

Cuba presentó el tema en 2009 ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental de las Naciones Unidas, demostrando la prolongación natural de su plataforma continental más allá de las 200 millas marinas en el Polígono Oriental del Golfo de México.

El Polígono Oriental tiene un área de aproximadamente 20 mil kilómetros cuadrados en la cual, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, existe un promedio de 4.6 mil millones de barriles de petróleo por descubrir.

La firma de estos convenios tiene lugar en momentos en que el gobierno de Raúl Castro trata de diversificar sus suministradores de petróleo ante la reducción de los envíos que llegan de Venezuela, al tiempo que prosigue la exploración en tierra y en aguas someras y trata de atraer a inversionistas extranjeros para la búsqueda de crudo en aguas profundas.