Economía

México, el país de la OCDE que más aumentó sus ingresos fiscales

México reportó un crecimiento de 2.3 puntos porcentuales en ingresos fiscales de 2014 a 2015 debido a mayores ingresos por impuesto sobre la renta y sobre bienes y servicio, pero aún son los más bajos como proporción del PIB, de acuerdo con la OCDE.
Leticia Hernández
30 noviembre 2016 13:42 Última actualización 30 noviembre 2016 13:47
(Shutterstock)

(Shutterstock)

México destacó entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), por su mayor crecimiento en ingresos fiscales durante el periodo de 2014 al 2015 a un ritmo de 2.3 puntos porcentuales debido a mayores ingresos por impuesto sobre la renta y sobre bienes y servicios pero con todo eso, la relación de impuestos sobre PIB fue la más baja dentro de los países miembros del organismo, al ubicarse en 17.4 por ciento.

La nueva publicación del organismo sobre la revisión de las estadísticas muestra que los ingresos fiscales como porcentaje del PIB continúan recuperándose gradualmente desde las caídas sufridas en casi todos los países durante el periodo de crisis de 2008 a 2009.

La relación promedio del nivel de impuestos sobre PIB entre países de la OCDE creció a 34.3 por ciento comparado con 34.2 por ciento en 2014 y el 33.8 po ciento en 2013 y fue el máximo nivel desde principios de 1965.

De los 32 países de los que se tuvieron datos preliminares a 2015, el radio de ingresos fiscales sobre PIB comparado con el 2014, subió en 25 y cayó en 7 países.


Dinamarca tuvo el mayor radio de ingresos por impuesto sobre PIB en 2015 con el 46.6 por ciento y México el más bajo, de 17.4 por ciento. México fue la economía que más aumentó sus ingresos fiscales en proporción del PIB nacional al elevarlos desde el 15.2 por ciento al 17.4, seguido de Turquía, Estonia, Grecia y República Eslovaca.

En Estados Unidos los ingresos fiscales como proporción del PIB aumentaron a 26.4 por ciento comparado con 25.9 por ciento en 2014, pero aún son inferiores a 2007 cuando la proporción fue de 26.7 por ciento y aún lejos del 28.2 por ciento que representaron en el año 2000.