Economía

México debe continuar con implementación de reformas para construir la confianza: Lagarde

La directora gerente del FMI refirió que México debe darle continuidad al proceso de licitación de las reformas estructurales, lo que contribuirá a la construcción de la confianza pese a las difíciles condiciones mundiales.
Leticia Hernández
30 septiembre 2015 11:42 Última actualización 30 septiembre 2015 11:56
Christine Lagarde (Reuters/Archivo)

Christine Lagarde (Reuters/Archivo)

México ha iniciado con la implementación de sus reformas estructurales y debe dar continuidad a este proceso tal como lo había estipulado para construir la confianza, aun cuando las condiciones globales se han tornado difíciles como lo es el contexto de precios a la baja del petróleo, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Largarde.

“En el FMI hemos analizado la situación de México y las reformas aprobadas son muy significativas, se extienden a los ámbitos de la educación, fiscal, energético, de telecomunicaciones y ahora están empezando a ser implementadas por lo que se comenzará a ver el impacto en la economía, en particular en el sector energético, aunque claramente no es el mejor contexto de precios. La continuidad de las reformas contribuirá a la construcción de la confianza. Las reglas fiscales son buenas si son mejores y son implementadas para solidificar la confianza”, dijo.

En una conversación con el Consejo de las Américas en la Americas Society, la directora gerente del FMI destacó que hoy más que nunca es importante la gestión de políticas proactivas en mercados emergentes, ante los dos grandes eventos identificados como los de mayores efectos colaterales para la economía global: el rediseño del modelo productivo de China y la normalización de la política monetaria en Estados Unidos. “Son transiciones necesaria y sanas para esos países pero el reto es minimizar los riesgos que estos cambios implican para la economía global”, advirtió.


En su discurso ante la comunidad de la Americas Society sobre políticas económicas globales y las perspectivas de las próximas reuniones del Consejo de Gobernadores del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en Lima, Perú, Lagarde dijo que el objetivo de la próxima reunión en ese país será responder a tres preguntas en torno a la situación económica global: ¿Dónde estamos? ¿Qué debemos hacer? Y ¿Cómo lograr que suceda?

Las expectativas sobre el crecimiento global en este año son las de una tasa inferior a la alcanzada en el 2014 y en 2016 no se espera una mayor aceleración. “De mediano plazo también son de menor ritmo, no de estancamiento pero si un bajo crecimiento”, dijo.

Advirtió que las economías emergentes tienen cinco años consecutivos de desaceleración y los riesgos financieros se han elevado, sobre todo con mayor endeudamiento de las empresas y el impacto de la depreciación de sus monedas frente al dólar estadounidense en sus exportaciones y la deuda contratada en moneda extranjera.

“China ha diseñado reformas para un nuevo modelo de crecimiento, más lento pero más seguro y sostenido. Más servicios y menos manufactura. Los hacedores de políticas chinos están enfrentando el reto de preservar la estabilidad financiera, mantener la demanda interna mientras implementan estos cambios”, comentó y reconoció la gran preocupación entre los inversionistas sobre la velocidad en la que China se desacelera y el efecto en los mercados de materias primas, principalmente en Latinoamérica que por muchos años han sido sus exportadores de materias primas.

Sobre Estados Unidos y la normalización de su política monetaria en la que la Reserva Federal por primera vez en 9 años subirá su tasa de interés, dijo que esta transición es buena, refleja mejores fundamentales económicos en ese país, pero lo que ha producido este periodo tan largo de tasas de interés bajas ha sido que se tomen más riesgos y la sobrevaluación de algunos activos por lo que la FED necesita normalizar con la minimización del efecto en el mercado global.

“Las economías desarrolladas y emergentes responden a las crisis financieras con acciones monetarias que les permiten salir de la crisis y hacer que la economía global mejore. Esta política incrementó el endeudamiento en el sector privado y muchos de forma significativa sobretodo en dólares estadounidenses”, advirtió.

En este contexto advirtió sobre la necesidad a nivel mundial de implementar una agenda de reformas, de utilizar herramientas macro prudenciales para contribuir a la estabilidad financiera y reducir los efectos adversos en corporativos y bancos. Instó al diseño de un plan fiscal creíble con disciplina para Estados Unidos y Japón.


“La reglas fiscales pueden ayudar a balancear la credibilidad con la necesidad de flexibilidad. Es necesario un ajuste para preservar el crecimiento. Todos los países necesitan aumentar sus reformas en infraestructura, educación y energía”, apuntó.