México cae a su posición más baja en la historia del Índice Mundial de Competitividad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México cae a su posición más baja en la historia del Índice Mundial de Competitividad

COMPARTIR

···

México cae a su posición más baja en la historia del Índice Mundial de Competitividad

Según el estudio realizado por el IMD Business School, algunos de los factores por los que cayó en el ranking son el desempeño gubernamental y el estancamiento de la infraestructura.

Leticia Hernández
23/05/2018
Actualización 23/05/2018 - 13:10
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

México cayó tres posiciones en el Índice Mundial de Competitividad 2018 de la IMD Business School, ubicándose en el peldaño 51 de 63 países analizados. Es la posición más baja que el país ha tenido desde 1997, cuando fue incluido en este ranking.

“México cae al puesto 51 como resultado del empeoramiento de las percepciones sobre la calidad de las instituciones y la legislación empresarial, como la facilidad para hacer negocios y algunos aspectos del Gobierno corporativo”, expone el informe publicado este miércoles en Suiza.

El debilitamiento de su desempeño económico, de la eficiencia del Gobierno y empresarial y un estancamiento en su infraestructura llevaron a México a hilar tres años consecutivos a la baja en este índice que celebra este año su 30ª edición, con Estados Unidos recuperando el ranking como el país más competitivo.

“Mejorar el ambiente empresarial a través de una mejor elección de presidente para mejorar la justicia y seguridad”, es el primero de los retos que México enfrenta este 2018, según el reporte.

Otro de los aspectos que el ranking identifica como reto es mejorar la relación con Estados Unidos, continuar la implementación de las reformas estructurales en educación y energía, promover un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) a rangos de 3 o 4 por ciento con la promoción del crecimiento del mercado interno con innovación e incentivar una mayor inversión pública en infraestructura y vivienda.

Seis años atrás, en el último año de la administración de Felipe Calderón, México escalaba una posición al sitio 37 de 59 economías incluidas en el análisis.

Entre los retos en 2012, el Centro para la Competitividad de la IMD Business School identificaba para el país la necesidad de promover reformas estructurales en educación, trabajo, fiscal, energía y justicia para la seguridad, mejorar el ambiente empresarial con una regulación de competencia, invertir fuertemente en infraestructura pública para reducir costos logísticos y motivar un crecimiento del PIB a tasas de entre 4 y 5 por ciento.

En el primer año de Gobierno de Enrique Peña Nieto, la expectativa planteada por las iniciativas de reformas estructurales permitieron al país dar un salto de cinco posiciones en el índice, al lugar 32 desde el 37 de un total de 60 países, pero los retos señalados eran los mismos que los marcados un año atrás.

Cabe destacar que a lo largo de su historia, el índice ha incluido a más países y ha cambiado su metodología.

Las fortalezas de México entre todos los indicadores analizados para determinar su posición en el índice, destacan las horas de trabajo, el costo de vida, el desempleo entre jóvenes y la presencia de grandes corporaciones.

Las debilidades están encabezadas por corrupción y sobornos, concentración de exportaciones por socio, transparencia y seguridad personal y derechos de propiedad privada.

Preparado por el Centro de Competitividad de la IMD Business School, el índice se compone también de una parte de la encuesta de opinión de ejecutivos en la que se les pide a los empresarios elegir 5 indicadores que para ellos son clave en el atractivo de esta economía.

En el caso de la economía mexicana, en el top se ubicaron la competitividad de los costos, elegido por el 75 por ciento de los encuestados, y las habilidades de la fuerza laboral, con el 68.3 por ciento de las respuestas.

Los aspectos menos señalados por los empresarios con el atractivo de México fueron una fuerte cultura de Investigación y Desarrollo (R&D) y las competencia del Gobierno.

Las cinco economías más competitivas del mundo siguen siendo las mismas que el año pasado pero con ligeros movimientos en el orden. Estados Unidos regresó al primer lugar, Hong Kong le cedió ese sitio para ubicarse en el segundo lugar, mientras que Singapur, Holanda y Suiza ocuparon el tercero, cuarto y quinto sitio, respectivamente.

La recuperación de Estados Unidos se atribuye a su fortaleza en el desempeño económico y en su infraestructura al ocupar el primer lugar en aspectos como exportación de servicios comerciales, de inversión directa, diversificación de su economía, costos de capital, desempeño del capital ventura, gasto total en salud y computadoras por habitante.

Aunque se ubicó en el sitio 1 de manera consolidada, algunos indicadores de Estados Unidos estuvieron entre los más bajos de las 63 economías analizadas como el porcentaje de exportación de bienes y niveles del comercio en relación con el PIB.

Dentro de América Latina, México superó a Perú, Argentina, Colombia y Brasil, que se ubicaron en el lugar 54, 56, 58 y 60, respectivamente, mientras que Chile se mantuvo en el lugar 35.