Economía

Mercado interno, mejor opción para el país

Para detonar la economía mexicana a largo plazo, México debe priorizar al mercado interno del externo y desarrollar estrategias ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de EU, advierte la UNAM.
Jassiel Valdelamar
17 enero 2017 22:22 Última actualización 18 enero 2017 15:4
Trump

Las declaraciones proteccionistas del Presidente electo confirman la necesidad urgente de definir una nueva agenda de desarrollo, estiman académicos. (AP)

La llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump, así como la prominencia que se dio a la relación con México en la campaña electoral, no debe tomarse a la ligera, sino como una amenaza grave y clara, que debe responderse con medidas económicas de largo plazo.

Según el análisis del Grupo Nuevo Curso de Desarrollo, de la UNAM, el mercado externo carece del dinamismo y del potencial para impulsar de manera significativa la economía mexicana, por lo tanto se debe dar prioridad al mercado interno como motor fundamental del crecimiento de largo plazo.

“Lo anterior no significa, por supuesto, establecer una estrategia de economía cerrada. Significa, en cambio, una advertencia para dejar de suponer que el libre comercio per se debe ser el instrumento central de la política de crecimiento y empleo”, indicó el análisis.

En su opinión, hoy es urgente cambiar de raíz el modelo de desarrollo fincado en la demanda externa, dependiente de manera excesiva de un solo país y basado preponderantemente en maquila y ensamblaje, sustentado en bajos salarios y escaso valor agregado local.

Para los investigadores, el fracaso de esta estrategia ha sido evidente por largo tiempo, con la economía mexicana sumida por decenios en una trampa de lento crecimiento, lo cual se hizo todavía más evidente con la crisis financiera internacional de 2008-2009 y la subsecuente pérdida aguda de dinamismo del comercio mundial.

Además, les preocupa que desde hace algún tiempo la economía mexicana ha sido impulsada por el consumo privado y por los servicios, mientras que la inversión fija y la producción industrial muestran escaso dinamismo o retroceso desde mediados de 2014.

“Las declaraciones proteccionistas del Presidente electo confirman la necesidad urgente de definir una nueva agenda de desarrollo, que deje atrás la infructuosa búsqueda del crecimiento liderado por las exportaciones”, señaló el grupo.

Sobre el gobierno, los académicos indicaron que tiene que salir del desconcierto y su posición pasiva para replantear su propio rumbo de desarrollo.