Economía

Los estados petroleros agregan más pobres al país

Campeche, Veracruz, Tabasco y Tamaulipas figuran entre las entidades con un mayor crecimiento en índice de pobreza, y esto debe principalmente a los recortes en inversiones realizados por Pemex.
Jassiel Valdelamar 
20 septiembre 2017 0:26 Última actualización 20 septiembre 2017 5:0
pobreza (Shutterstock)

pobreza (Shutterstock)

Campeche, Veracruz, Tabasco y Tamaulipas, de vocación petrolera, figuran entre las entidades con un mayor crecimiento en el número de pobres en 2016, y esto se atribuye principalmente a los fuertes recortes en inversiones realizados por Pemex en los últimos años.

En estos cuatro estados se registraron 7 millones 838 mil personas en condiciones de pobreza en 2016, cifra que representó el 15 por ciento del total nacional y significó un incremento de 4.2 por ciento respecto a 2014, de acuerdo con datos del CONEVAL.

Miguel González Ibarra, coordinador del Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas de la UNAM, destacó que la reducción del gasto en Pemex ha deteriorado el empleo y las condiciones económicas de las regiones petroleras, al grado que en estas zonas no ha bajado la pobreza. “A pesar que la reforma energética genera nuevas inversiones, existe un periodo de transición en el cual se presenta la disminución de la actividad económica y del empleo”, señaló.

Las cifras oficiales muestran que sólo entre 2014 y 2016 el gasto de inversión de Pemex se redujo 22.5 por ciento real, al pasar de 378 mil 373.9 millones de pesos en 2014 a 293 mil 68 millones en 2016.

Además, en 2016 la empresa productiva del Estado anunció nuevos recortes en Pemex Exploración y Producción, Corporativo, Pemex logística, Pemex Transformación Industrial y en Pemex Fertilizantes, Pemex Etileno, Pemex Cogeneración y Servicios, por un monto estimado de 100 mil millones de pesos.

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, aseguró que la reestructuración en el sector energético, sobre todo en materia de eficientización financiera y productiva, han traído aparejado un ajuste en costos laborales y en la inversión ante la acumulada obsolescencia de los procesos productivos.

“No es una sorpresa que el despido de trabajadores haya sido y siga siendo una constante en el sector petrolero del país. Esto de alguna manera ha reducido el ingreso en los estados petroleros, lo cual es posible que se haya reflejado en los índices de deterioro del bienestar social en dichos estados”, dijo.

Enfatizó que muchos olvidaron o desconocieron que los procesos de modernización y productividad siempre tienen un costo en el empleo, sobre todo en la fuerza laboral menos capacitada, pues el progreso tecnológico siempre tiende a desplazar fuerza de trabajo con bajos niveles técnicos en sus primeras fases.

EXPECTATIVAS POSITIVAS

De acuerdo con Pulso Energético, iniciativa de información de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi), la actividad de la industria privada, hasta ahora, “es mas significativa en términos exploratorios que de producción, pues 50 por ciento de los pozos exploratorios son de la industria, pero la producción aún es pequeña. Esto es normal; conforme los proyectos maduren y encuentren escala comercial, veremos que la actividad en zonas petroleras empiece a repuntar”.

“La recuperación (del empleo), como cualquier recuperación, toma tiempo y requiere persistencia para dar resultados. Estamos viendo los rezagos de los límites del viejo modelo y se necesita tiempo para que la actividad del nuevo modelo sustituya los rezagos del pasado”, señaló.

“economia”