Economía

Lo que se necesita para la recuperación económica de México tras sismo

Los desastres naturales que han sacudido al país han mostrado la vulnerabilidad del patrimonio de los mexicanos, por lo que el CEESP identificó las medidas que México tendría que tomar para recuperar las expectativas de crecimiento.
Leticia Hernández
24 septiembre 2017 20:53 Última actualización 25 septiembre 2017 5:5
sismo

Un hombre camina sobre escombros en Xochimilco. (Foto: cuartoscuro).

La vulnerabilidad en el patrimonio de los mexicanos quedó evidenciada con los recientes desastres naturales que a la vez podrían reducir las expectativas de crecimiento de la segunda mitad del año, advierte el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Más allá de la ayuda coyuntural, debe haber medidas de mediano y largo plazo para fortalecer el ingreso de las familias para lo que la inversión y el empleo siguen siendo el camino.

La tarea y objetivo principal debe ser reducir la pobreza y fortalecer la situación de los hogares mexicanos y fomentar el ahorro. En este objetivo, el CEESP identifica a la inversión y la creación de empleos como la base de un futuro próspero para todos y para eliminar la vulnerabilidad de las familias.

Advierte que para la segunda mitad del año podría registrarse una desaceleración en la actividad económica ya con algunos indicadores como producción industrial y consumo con señales de debilitamiento, aunado a los embates naturales provenientes de ciclones, huracanes y ahora los sismos que tuvieron un efecto devastador en diversas zonas del país, podrían poner en riesgo la mejora en las expectativas de crecimiento.

La inversión pública representó solo el 2.8 por ciento del PIB en el segundo trimestre del año, porcentaje que es el segundo más bajo después del trimestre pasado, al menos en la serie que el CEESP tiene disponible desde 1939.

La constante baja de la contribución de la inversión pública se ha convertido en un factor que inhibe el crecimiento, toda vez que su rentabilidad social tiene que ver mucho con la competitividad y productividad del país, dada la relación directa que tiene con la capacidad de crear infraestructura e incidir positivamente en los niveles de salud, educación, seguridad, y comunicaciones, entre otros factores importantes.

Con los recientes fenómenos, numerosas familias perdieron su patrimonio y también su fuente de trabajo, pero independientemente de estos fenómenos naturales, no existe un patrimonio robusto que permita enfrentar otras eventualidades como enfermedades, educación u otros gastos que desequilibran la economía familiar.

“La importancia de forjar un futuro próspero para el país debe considerar ampliamente el objetivo de crear las condiciones para erradicar esta vulnerabilidad patrimonial. La tarea va más allá de la ayuda coyuntural. Este proceso es de mediano y largo plazo y requiere de una participación conjunta entre sociedad y autoridades”: CEESP.