Economía

Licitación de tres áreas, un éxito de la reforma energética: CNH

El presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda, destacó que "el gobierno hizo su tarea" al ajustar los requisitos para la participación de las empresas y consorcios en la segunda fase de la Ronda Uno.
Redacción
30 septiembre 2015 12:59 Última actualización 30 septiembre 2015 13:33
Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) (Especial)

Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) (Especial)

La adjudicación de tres de cinco bloques petroleros que se presentaron en la segunda fase de la Ronda Uno es resultado del "éxito de la reforma energética", dijo este miércoles Juan Carlos Zepeda Molina, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

En conferencia de prensa posterior a la adjudicación de los campos, el funcionario dijo que en esta segunda convocatoria "el gobierno hizo su tarea" al ajustar los requisitos de participación.

Argumentó que esta segunda convocatoria fue un éxito al adjudicar el 60 por ciento de los campos ofertados porque "a nivel internacional nunca se adjudica al 100 por ciento, los rangos oscilan en 30 por ciento", señaló.

Previo a la licitación, en entrevista con El Financiero, Zepeda Molina dijo que esperaba la adjudicación de tres de los cinco campos, con lo que se tendría una producción adicional de 45 mil barriles diarios en su máximo punto, con una atracción de inversión estimada en hasta tres mil millones de dólares.

La primera ganadora fue la italiana ENI, que presentó una propuesta de 83.75 por ciento de utilidad operativa para el Estado y 33 por ciento de incremento sobre el programa mínimo de trabajo por el bloque 1.

Otro ganador fue el consorcio encabezado por PanAmerican Energy con E&P Hidrocarburos y Servicios por el bloque 2. El tercer ganador fue el consorcio de Fieldwood Energy y la mexicana Petrobal, de Alberto Baillères, único licitante que ofertó por el bloque 4, y ganó con un contrato de 74.0 por ciento de utilidad operativa para el Estado y 0 por ciento de incremento sobre el programa mínimo de trabajo.