Economía

Liberación de precios en la gasolina es simulación: gasolineros

Luz María Almazán, presidenta de la Asociación Gasolineros Unidos, consideró que se debe liberar el precio de la gasolina en un proceso real que opere con los precios de referencia del mercado internacional.
Corresponsal Erick Almanza
11 septiembre 2016 16:26 Última actualización 11 septiembre 2016 16:27
gasolina

(Bloomberg)

PUEBLA.- La liberación de precios en la gasolina para 2017 es sólo una simulación que anticipa que seguirá creciendo el problema de desabasto del energético pues, por un lado, no incentiva a la inversión para detonar el sector y por el otro, deja abierta las puertas a que circule un mayor mercado ilegal de hidrocarburo, señaló Luz María Almazán, presidenta de la Asociación Gasolineros Unidos.

En entrevista con El Financiero, la líder de la agrupación que que reúne a más de 600 gasolineras de la zona de Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz, denunció que el tema del mercado ilegal de la gasolina ha dejado pérdidas millonarias en Puebla y otras entidades con mermas en las ventas de hasta el 60 por ciento en por lo menos 100 gasolineras.

Además, evidenció en este sentido que pareciera haber un vínculo de los delincuentes con policías y autoridades que permiten la circulación de energético robado pues éste se hace a gran escala como para que no lo noten.


Almazán habló de la propuesta del gobierno Federal de la liberalización del precio de las gasolinas y el diésel a partir de 1 de enero de 2017 y destacó que si bien la iniciativa efectivamente habla de que ya existen las condiciones del mercado para este proceso, vuelve a incurrir en el error de mantener candados, pues si bien mencionan que van a liberar el precio máximo y mínimo del energético le ponen una banda de más menos el 3 por ciento y vuelven a colocar como árbitro a los mismos órganos reguladores.

“Se tiene que actuar de manera seria, no se puede estar jugando con la liberación disfrazada, con el sí te libero pero no mucho, sí te libero pero poquito o sí te libero pero nada más de un lado. Es absurdo”, dijo.

Añadió que si se va a liberar el precio de la gasolina debe ser un proceso real que opere con los precios de referencia del mercado internacional “que dejen que así opere porque lo que hacen provoca desconcierto e inseguridad en los empresarios mexicanos e incluso a los extranjeros y la prueba es que desde hace años se puede tener inversión extranjera en hidrocarburos y no la ha habido”.

Subrayó que en consecuencia se tendrán más problemas de desabasto de combustible, el cual ha sido recurrente, destacando que si no hay inversión hay escasez, “la falta de combustible es un factor fundamental para tener más inseguridad”.

“Esto no abona a un clima de estabilidad y certeza, nos distraemos del principal objetivo. Es cierto que al liberar el precio se corre un alto riesgo de que incrementen los precios pero como país tenemos que aprender a ser maduros para dejar de depender de subsidios, poner un precio real de lo que cuestan los productos (…) en un mercado libre lo mejor es aceptar la realidad, el costo real y asumirla, tanto gobierno como consumidores”.

EL MERCADO ILEGAL

Resaltó que la escasez de gasolina abre las puertas a otro problema como la proliferación del mercado ilegal de energético, el cual ya ha dejado pérdidas millonarias.

“Pemex no nos entrega gasolina suficiente para nuestras necesidades, uno de los argumentos para ello tiene que ver con el mercado ilegal de combustible. Eso es una realidad y nos ha reducido en algunos casos cerca de las áreas conflictuadas hasta en un 60 por ciento la venda; imaginen si con eso se puede competr. Es imposible”, enfatizó.

Destacó que es un problema que atañe a la ciudadanía pues mientras haya demanda de este tipo de productos robados, también habrá oferta de los delincuentes. No obstante, consideró que de igual forma es perceptible que hay uniformados y autoridades coludidas pues es inconcebible que las grandes cantidades de energéticos que se trafican ilegalmente no sean identificadas por las instancias de seguridad.

“No es posible que crean que porque detienen a un traficante de un litro se justifican los millones de barriles que le faltan a Pemex, simplemente no hay proporción; estamos hablando de un robo a gran escala que requiere de tráileres para trasladarlos. Cuando pensamos esto llegamos a la pregunta de cómo es posible que circulen estas unidades enormes y las policías municipales, estatales y federales no los vean, y puedan pasar por aduanas, por casetas de cobro y nadie les pida - como a nuestros choferes- la bitácora de viaje, la factura, incluso hasta los seguros. Lo que estoy diciendo es simplemente lo que sucede, cada quién puede pensar lo que crea”, concluyó.

>