Economía
entrevista
Viktor Elbling, embajador de Alemania en México

Legalidad y capacitación, claves para atracción: Elbling

En entrevista con El Financiero, el embajador de Alemania en México, Viktor Elbling, destaca que la educación y la innovación son dos aspectos fundamentales en la cooperación entre ambos países en la industria de las TIC´s.
Eduardo Aguilar
07 abril 2016 22:53 Última actualización 08 abril 2016 7:48
Viktor Elbling. (Cuartoscuro)

Viktor Elbling, embajador de Alemania en México. (Cuartoscuro)

Alemania y México tienen una gran alianza que ambos gobiernos buscan ampliar con vistas al futuro. El reto está en otorgar las condiciones de Estado de derecho y oferta de personal calificado necesarias para atraer a nuestro país la inversión de Pequeñas y medianas empresas (Pymes) alemanas, dijo Viktor Elbling, embajador de Alemania en México en entrevista con El Financiero en el marco de la presentación del Año Dual Alemania-México 2016/2017.

___¿Se aproximará a empresas alemanas que no están en México para nuevas inversiones?

___Tenemos casi dos mil empresas alemanas produciendo cerca de ocho por ciento del PIB mexicano con 150 mil trabajadores. Casi todas las grandes empresas alemanas están invirtiendo. El desafío es atraer a las Pymes, que son más de 90 por ciento de nuestras empresas y son líderes mundiales. Para ellas el entorno es muy importante y necesitan conexiones con sus compradores. Al mismo tiempo miran el Estado de derecho para saber que si por alguna razón terminaran en un tribunal, las cosas funcionan bien.

___¿Cómo será la cooperación en innovación y educación?

___Podemos empezar por la industria 4.0. La aplicación de tecnologías de la informática sobre procesos industriales es importante para ambos porque somos dos de no más de cinco países en el mundo que acentúan su vocación industrial, entonces es esencial racionalizar mejor y tener más productividad. También es importante la educación y capacitación. México tiene la oportunidad de implementar un modelo de formación dual para preparar jóvenes sin que tengan que pasar por la universidad, que puedan ganar un sueldo rápidamente y a la vez ser capacitados al menos dos años por empresas. En Alemania el modelo es uno de los pilares de la industria, con 60 por ciento de jóvenes en esta situación.