Economía

La última alegría de la economía británica antes del Brexit

Especialistas anticipan que la economía de Reino Unido tuvo un segundo trimestre con crecimiento, pero las expectativas apuntan a que este será el último por algo de tiempo después del Brexit.
Bloomberg
26 julio 2016 20:18 Última actualización 26 julio 2016 21:17
Brexit

(Bloomberg)

La economía británica parece haber tenido una última alegría previó al Brexit.

El crecimiento se aceleró 0.5 por ciento durante el segundo trimestre, según un sondeo de Bloomberg, un repunte que probablemente se revierta luego de que el país decidiera el mes pasado salir de la Unión Europea.

Los economistas ven que el trimestre terminado en junio marca el final de más de tres años de expansión continua y prevén contracciones de 0.1 por ciento para el tercer y cuarto trimestre de 2016.

“A la economía le ha ido bastante bien durante el período previo al referéndum, pero eso puede cambiar rápidamente”, dijo Samuel Tombs, economista de Pantheon Macroeconomics. “Ya hemos visto cómo cayó de manera abrupta la confianza del consumidor, y todos los datos de las encuestas simplemente colapsaron el mes pasado”.

Pese a que un buen segundo trimestre le dio impulso al Reino Unido de cara al sorprendente resultado del referéndum, las encuestas desde entonces indican un pronunciado debilitamiento en la confianza tanto de los consumidores como de las empresas.

Esto podría obstaculizar la inversión y las contrataciones, e incluso debilitar el gasto de los hogares, factor clave en la economía de los últimos años.

1
PRIMERA ESTIMACIÓN


Banco de Inglaterra (Bloomberg)

La Oficina Nacional de Estadística (ONS por sus siglas en inglés) publicará la primera estimación del PIB el miércoles en Londres, y se basará en alrededor del 44 por ciento de los datos.

La cifra probablemente será favorable debido a un abril sólido, en donde la producción industrial, la construcción y los servicios informaron ganancias sustanciales.

“La mayoría de la gente hubiera esperado, de no haber existido el Brexit, que el crecimiento continuara a un ritmo apenas por arriba de la tendencia”, dijo Allan Monks, economista de JP Morgan en Londres. “Los datos de junio darán indicios de si el impulso estaba decayendo en las semanas previas al referéndum”.

Desde la votación del Brexit, la confianza en la producción se ha derrumbado y Markit Economics dijo que sus evaluaciones de la actividad empresarial están en su punto más bajo desde la última recesión siete años atrás.

Y si bien la semana pasada un reporte del Banco de Inglaterra indicó que no hubo un impacto inmediato a la economía, advirtió que la incertidumbre aumentó “considerablemente”.

Esto podría tener consecuencias económicas negativas más adelante, y plantea un reto para las autoridades que están tratando de evaluar si se necesita un mayor estímulo.

Mientras el gobernador Mark Carney dijo que es probable que el banco flexibilice las políticas durante el verano (boreal), Kristin Forbes dijo que necesita más evidencia concreta antes de actuar.

Martin Weale, quien compartía la visión de Forbes, esta semana cambió su opinión y se volcó hacia el estímulo después de la débil evaluación de Markit.

Los nueve miembros del Comité de Política Monetaria anunciarán su decisión el próximo 4 de agosto, después de haber optado por mantenerla (su política monetaria) sin cambios en julio.

Los inversionistas consideran que hay 97 por ciento de probabilidad de que los funcionarios bajen la tasa de referencia, la cual estuvo en un mínimo histórico de 0.5 por ciento por más de siete años.