Economía

Juan Pardinas pide a gobiernos aprovechar el impuesto de la Tenencia

Sólo Nayarit recauda la tenencia  de forma regular. Trece entidades renunciaron a cobrar este impuesto y con ello dejaron atrás recaudar ocho mil 120 millones de pesos en 2016.
Anabel Clemente
25 octubre 2016 13:49 Última actualización 25 octubre 2016 13:50
¿Qué podemos esperar del peso en los próximos días?

[La tenencia de extranjeros de valores gubernamentales equivale a 149 mil 797.42 millones de dólares. / Bloomberg / Archivo]

Sólo el estado de Nayarit recauda al cien por ciento y de forma efectiva el impuesto de la tenencia de acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad, el cual recomienda a los estados beneficiarse de este recurso para mejorar sus presupuestos.

El director general del IMCO, Juan Pardinas, explicó que sólo el 3.1 por ciento del total de los ingresos por impuestos es recaudado por los gobiernos estatales y de 15 diferentes impuestos en promedio sólo seis son recogidos, y, además, desaprovechan sus facultades tributarias.

“Hay una crisis de corrupción en México y entendemos la indignación de muchísima gente cuando se plantea la idea de cobrar un impuesto adicional porque la respuesta perfectamente natural y entendible es cómo se van a gastar ese dinero”, explica Pardinas, por eso destaca que utilizar el impuesto a la tenencia es una opción benéfica.


“De todos los esquemas fiscales y las opciones que hay para recaudar más, el impuesto a la tenencia es uno de los que más dinero tiene, lo paga la gente que más contamina, y en ese sentido es un impuesto que ayuda a tener una mejor distribución del ingreso y de cierta manera reducir el impacto de fenómenos como el calentamiento global”, explicó el director del IMCO al finalizar la presentación del Índice de Información Presupuestal Estatal.

Hasta el momento 13 entidades del país eliminaron ese impuesto (con lo que renunciaron a recaudar en 2016 ocho mil 120 millones de pesos), 18 la subsidian y sólo Nayarit la cobra de forma regular.

En contraste, Pardinas asegura que el impuesto sobre la nómina no debería ser cobrado, el cual es recaudado por las 32 entidades. Destaca que las desventajas son: es un impuesto al trabajo formal, orilla a las empresas a producir menos y a fijar precios más altos y presiona los sueldos a la baja, con lo que reduce las oportunidades de empleo.

“Si no gastamos bien, si no mejoramos la transparencia, si no terminamos con la impunidad, si no castigamos la corrupción, va a ser muy difícil encontrar impuestos que la sociedad vea con buenos ojos y esté dispuestos a apoyar”, advirtió.