Economía

JP Morgan baja estimado de crecimiento para México de 2.2 a 1.8% en 2017

Su cambió obedece a que nuestro país, sería la nación más expuesta a las consecuencias de las elecciones estadounidenses y al sentimiento negativo que traería una posible renegociación del TLCAN.
Leticia Hernández Morón
24 noviembre 2016 9:29 Última actualización 24 noviembre 2016 9:29
Bandera

Bandera

La correduría J.P. Morgan bajó su estimado de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para México a 1.8 por ciento desde el 2.2 por ciento que preveía en octubre pasado.

Explicó que la revisión se debe al sentimiento negativo que podría traer en la confianza una renegociación “disruptiva” del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

En su reporte mensual sobre perspectivas económicas de América Latina, J.P. Morgan señaló que México es el país de la región más expuesto a las consecuencias de las elecciones estadounidenses.

“Está atrapado entre una roca y un lugar difícil dada la persistente incertidumbre con respecto a las políticas comerciales y fiscales de Estados Unidos. Nuestra hipótesis es que no habrá trastornos significativos en las relaciones bilaterales”, opinó.

La pura sombra de una potencial renegociación o incluso una salida de Estados Unidos del TLCAN, es la que pesa sobre el sentimiento; sin embargo señala que la inversión podrá superar en gran medida esta carga una vez que el sentimiento deprimido y la incertidumbre reinante se detengan. Así, pronostica que la Inversión Extranjera Directa (IED) neta, se mantenga en 30 mil millones de dólares en 2017, igual que su estimado para 2016.

Debilidad del peso afecta inflación

La debilidad adicional de la moneda mexicana está provocando una inflación aún mayor y aunque podría haber ganancias temporales en competitividad, también podría mermar de modo moderado el gasto del consumidor.

En este contexto, J.P. Morgan pronosticó que el tipo de cambio termine este año en 20.75 pesos por dólar con una inflación de 3.4 por ciento y para el 2017 el estimado sería de 21.80 pesos por dólar y una inflación de 4.0 por ciento, desde el 2.1 por ciento que registró en 2015.

La firma estimó que el Banco de México continúe por el camino del alza de tasas en otros 50 puntos base para dejarlas en 5.75 por ciento en este año y que durante el 2017 aplique dos ajustes alcistas más de 25 puntos base cada uno, de tal forma que al cuarto trimestre la tasa de referencia alcance 6.25 por ciento.

El consumo podría moderarse

El consumo interno en México mantuvo sólidos fundamentales hasta el tercer trimestre del año, desde el aumento de los ingresos del salario real hasta el aumento de las remesas y del crédito, mantuvieron la fortaleza de la demanda interna.

Aunque la manufactura se recuperó en el tercer trimestre, la construcción y la minería probablemente frenen la actividad industrial en los próximos trimestres, ya que los recortes del gasto público y la caída de la producción de petróleo pesan sobre estos sectores, advierte la firma en su reporte y añade la poca probabilidad de que la posición de los consumidores sea tan sólida como en el último año y medio.

Al esperar una inversión y un consumo más lentos se traduzcan en un descenso adicional de la propiedad intelectual y una cierta moderación en las actividades del sector de servicios, fue que ajustó a la baja su estimado de crecimiento del PIB de México a 1.8 por ciento en 2017.

A nivel América Latina, J.P. Morgan señala que la salida del estatus de recesión de Brasil y Argentina inyectan un modesto impulso a la recuperación regional para el 2017 con la expectativa de que el PIB crezca 1.6 por ciento en 2017, comparado con su anterior pronóstico de 2.1 por ciento, principalmente por el recorte de las expectativas para México y Brasil.