Economía

JLCA acusa que gobierno federal prepara reforma laboral “en secreto”

La Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México señaló que el gobierno prepara en secreto una propuesta de reforma laboral, la cual además de antidemocrática, viola normas internacionales del trabajo, afirmó su presidenta, Darlene Rojas.
Zenyazen Flores
02 febrero 2016 21:18 Última actualización 02 febrero 2016 21:22
jlca

La JLCA de la Ciudad de México acusó al gobierno federal de preparar en secreto una modificación a la justicia laboral. (Tomada de @jlcadf)

La Junta local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de la Ciudad de México acusó que el gobierno federal prepara una propuesta de reforma a la justicia laboral “en secreto” que no ha incluido a los diferentes sectores involucrados en el mundo laboral, por lo que solicitó al presidente Enrique Peña Nieto abrir la discusión de las reformas a la Ley Federal del Trabajo (LFT).

“Una propuesta de reforma elaborada en secreto además de antidemocrática resulta inviable y violatoria de normas internacionales del trabajo, en especial las relativas al fortalecimiento del tripartismo y el diálogo social”, aseguró Darlene Rojas, presidenta de la JLCA de la capital.

La funcionaria afirmó que no se pueden repetir errores como el cometido en la reforma a la LFT de 2012, en la que se modificó su artículo 48 para limitar los salarios vencidos a un año, “pues a pesar de haber sido declarada constitucional, no se logró el objetivo de hacer expedita la justicia laboral, ya que no se han proporcionado a las juntas de conciliación y arbitraje, recursos para reducir los tiempos de resolución”.


Indicó que las juntas locales de todo el país conocen de la mayoría de los juicios laborales en trámite, y en especial la JLCA de la Ciudad de México que actualmente atiende 99 mil 175 asuntos, por lo que su experiencia y diagnóstico debe ser la base de cualquier reforma que se pretenda efectiva.

“Una reforma a la justicia laboral, sin tomar en cuenta las opiniones y propuestas de los actores del mundo del trabajo y en especial ignorando a quienes día a día demandan, patrocinan, estudian e imparten la justicia laboral, resulta por lo menos ilegítima”, sentenció.