Economía

Jefe del Banco de Japón pide al gobierno aplicar alza de impuesto a ventas

10 febrero 2014 4:50 Última actualización 20 agosto 2013 14:12

[Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco de Japón/Bloomberg] 


Reuters

TOKIO .- El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, reiteró el martes su postura de que el Gobierno debería llevar adelante un planeado aumento del impuesto a las ventas del país a fin de recomponer sus golpeadas finanzas.
 
"La economía podría ver algunas fluctuaciones (...) pero no creo que el impuesto a la venta genere una recesión en la economía o perjudique el cumplimiento del objetivo inflacionario de 2% (del Banco de Japón)", declaró Kuroda en un programa de televisión.
 
Kuroda dijo que comprendía los desafíos que enfrentaba en su intento por sacar a Japón de 15 años de deflación, pero enfatizó que el banco central haría "todo lo necesario" para lograr ese objetivo.
 
El funcionario también dijo estar convencido de que la economía de Japón se recuperará, y afirmó que las mejoras económicas estaban haciéndose más patentes y que es probable que se extiendan.
 
"El ciclo positivo de producción, ganancias y gastos ya está comenzando", sostuvo Kuroda.
 
Los comentarios de Kuroda se producen en medio de un creciente debate político sobre si Japón debe implementar un plan para elevar el impuesto a las ventas en dos etapas a partir del año próximo, u optar por un incremento más moderado a fin de aliviar la presión sobre una economía que acaba de salir del estancamiento.
 
El primer ministro Shinzo Abe, que tiene dudas sobre si aplicar o no los aumentos tributarios previstos, se reunirá la semana próxima junto a sus ministros con líderes empresariales y académicos para evaluar el impacto de la medida sobre la economía. Tomará una decisión a principios de octubre.
 
El crecimiento económico de Japón se ralentizó más de lo esperado en el segundo trimestre, según mostraron datos revelados la semana pasada, ofreciendo argumentos a los que buscan moderar el aumento impositivo.
 
El Gobierno de Abe está dividido sobre el impuesto a la venta, con asesores que lo instan a demorar o mitigar el incremento y el Ministerio de Finanzas que lo urge ávidamente a proceder, debido a las finanzas estrechas de la nación asiática.
 
La deuda pública de Japón excedió los 1,000 billones de yenes, alrededor del doble del PIB, por primera vez en junio.