Economía

Jalisco, único estado con 3 municipios en el top ten de los más endeudados.

Guadalajara, Zapopan y Tonalá son los tres municipios de Jalisco que encabezan la mayor deuda pública a nivel nacional, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, la cual indicó que la entidad adeuda 7 mil 536 millones de pesos.
Juan Carlos Huerta / Corresponsal
24 septiembre 2015 17:43 Última actualización 24 septiembre 2015 17:45
Guadalajara

Guadalajara ocupa el segundo lugar de deuda municipal con 2 mil 335 millones de pesos. (Bloomberg)

GUADALAJARA.- Jalisco tiene seis municipios con altos índices de deuda pública, tan sólo tres de éstos, ostentan los primeros lugares en endeudamiento a nivel nacional; de ésta forma las administraciones que inician el 1 de octubre próximo, se verán en problemas por su reducido margen de maniobra.

Los municipios de las entidades federativas del país tienen una deuda pública de 49 mil 681 millones de pesos, y una tercera parte de ese total, corresponde a tres estados: Jalisco, que adeuda 7,536 millones de pesos; el de México, 6 mil 123 millones; y Nuevo León, 5, 048.

De acuerdo con las estadísticas del segundo trimestre de 2015 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Guadalajara ocupa el segundo lugar en deuda municipal, con 2 mil 335 millones de pesos; sólo debajo de Tijuana Baja California, que ostenta el primer escaño con 2 mil 545.

De los municipios jaliscienses, Zapopan ocupa el sexto lugar a nivel nacional, con mil 116 millones de pesos, y Tonalá se presenta en el octavo sitio con 963 millones de pesos.

Otras municipalidades de Jalisco que escapan del 'top ten' de las deudas, pero con altos índices, son: Tlaquepaque con un monto de 659 millones de pesos; Puerto Vallarta con 273 millones, Tlajomulco de Zúñiga con 220 millones de pesos, y El Salto, con 201 millones de pesos. Sólo 27 alcaldías, de las 125 de Jalisco, no tienen deuda pública.

Los nuevos presidentes municipales enfrentarán más problemas

Además del endeudamiento de sus municipios, los nuevos alcaldes jaliscienses deberán enfrentar conflictos de administración, como el crecimiento de las plantillas laborales, que consumen más de la mitad de los presupuesto de los ayuntamientos.

También deberán encarar deudas con proveedores, y cumplir con sentencias laborales.