Economía

IP cabildea ajustes fiscales con senadores

Empresarios del país cabildearán con los senadores sobre diversos ajustes fiscales que quedaron fuera del dictamen del Paquete Económico 2016 hecho por la Cámara de Diputados, y que incluyen deducción de gastos en restaurantes, minería y ajustes en prestaciones laborales.
Leticia Hernández
25 octubre 2015 22:46 Última actualización 26 octubre 2015 5:5
CCE

Gerardo Gutiérrez Candiani afirmó que buscarán impulsar temas de consumo y de la tasa del ahorro. (Edgar López)

CHIHUAHUA, Chih.- La deducibilidad de las prestaciones sociales, del consumo en restaurantes, de vehículos con valor de hasta 245 mil pesos y de los gastos pre operativos de la industria minera, son algunas de las peticiones de los empresarios que quedaron fuera del dictamen realizado por la Cámara de Diputados sobre la propuesta federal del Paquete Económico 2016 y que ahora cabildean con los Senadores esperando obtener alguna modificación a su favor.

“Nos quedó pendiente la deducción a los gastos en restaurantes, la deducción a los gastos pre operativos de la industria minera, que es un tema muy importante porque el sector ha mostrado una caída constante en los últimos meses y queremos insistir en que se valore esa parte”, dijo Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

Entrevistado en el marco del Encuentro Empresarial Coparmex 2015 en esta ciudad del norte del país, el representante de los industriales dijo que “son temas que estaremos tratando en el Senado para ver si existen condiciones para que se puedan hacer algunas modificaciones, eso sin dejar de reconocer que lo que ya se aprobó representa avances muy importantes en materia fiscal de acuerdo a la visión del sector privado”, dijo.

Vemos poco margen, pero no significa que no vamos a seguir insistiendo en
las modificaciones y que el próximo año vamos a insistir sobre todo en la parte
de las deducciones laborales


Reconociendo que existe poco margen de maniobra, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), expuso que buscarán impulsar algunos temas de consumo, de la tasa del ahorro y la parte de prestaciones laborales.

“En realidad vemos poco margen, pero no significa que no vamos a seguir insistiendo en las modificaciones y que el próximo año vamos a insistir sobre todo en la parte de las deducciones a las prestaciones laborales”, advirtió.

Sin embargo, reconoció que el paquete económico 2015 “es buen paquete, en el sentido correcto, sólido, para generar crecimiento, inversión y empleo”.

Por su parte, Guillermo Rosales Zárate, director de relaciones institucionales de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), expuso que han establecido un diálogo con el secretario de la Comisión de Hacienda en el Senado para solicitar que se amplíe el valor de los vehículos para deducir hasta 245 mil pesos.

“Sin duda el incremento alcanzado de 130 a 175 mil pesos que autorizó la Cámara de Diputados es un paso positivo; sin embargo, este ajuste sólo regresa al nivel vigente a partir del 2013 y no es suficiente para recuperar en términos reales el valor real de la moneda”, precisó.

El representante de los distribuidores de automotores, explicó que una deducibilidad de vehículos con valor de hasta 245 mil pesos no sólo significará un impulso de cinco por ciento a las ventas, sino que también es un incentivo a la formalidad.

El Senado tiene de plazo máximo el próximo sábado 31 para aprobar la Ley de Ingresos en el pleno.

Los cambios en principio aprobados por los diputados que flexibilizan la carga tributaria de empresas y hogares, liberan algo de presión sobre el ingreso disponible de éstos, lo cual podría reflejarse en el consumo, incidiendo positivamente en el impulso del mercado interno, señala el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Sin embargo, advierte sobre un importante rezago en el país en materia del efecto de los impuestos sobre incentivos para invertir, tal como quedó al descubierto en el ranking del Índice de Competitividad Mundial del World Economic Forum, en donde México en este renglón perdió 27 lugares en los últimos tres años al pasar de la posición 87 a la 114.