Economía

Inversionistas en Bolsa, los grandes ganadores tras la crisis

A seis años de la peor crisis financiera desde 1939, los mínimos
de los precios de las acciones de empresas quedaron atrás; por ello los inversionistas que en ese entonces compraron a precios de "ganga", hoy reportan amplias ganancias.
Clara Zepeda
07 octubre 2014 0:2 Última actualización 07 octubre 2014 5:5
Lehman Brothers

La caída de Lehman Brothers dio pie a la crisis de las hipotecas en Estados Unidos. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La crisis de las hipotecas “subprime” y el derrumbe de Lehman Brothers provocaron el desplome, en algunos casos superior a 80 por ciento, en el precio de las acciones de varias de las grandes empresas que cotizan en las bolsas de valores a nivel mundial.

Quienes guardaron esos títulos en un cajón y volvieron a abrirlo con el paso del tiempo o quienes compraron a precios de “ganga” y dejaron pasar el tiempo, hoy festejan con ganancias sorprendentes.

A siete y seis años de los eventos que dieron pauta a la peor crisis desde la ‘Gran Depresión’ de 1930, los mínimos de los precios de las acciones de las empresas y del valor de capitalización de las principales bolsas del mundo quedaron atrás.

Poco a poco la capitalización bursátil de las bolsas de valores del mundo está volviendo a anotaciones récord, acompañado de niveles sin precedentes en mercados accionarios como Estados Unidos y México, en un contexto de políticas monetarias “históricamente” laxas en el mundo y la postergación de su retiro.


El patrimonio de las principales bolsas de valores del mundo se ha más que duplicado, tras la anotación de niveles mínimos en febrero de 2009, cuando el valor de capitalización sumaba 27 billones de dólares, pues al cierre de agosto de 2014 contabiliza 64.7 billones de dólares, revelan cifras de la World Federation of Exchanges (WFE). Esto da un incremento de casi 40 billones de dólares en el periodo.

El índice tecnológico Nasdaq está a la cabeza de la máxima rentabilidad en el mundo, desde los mínimos de febrero de 2009 al 15 de septiembre de 2014, registró una ganancia de 225.63 por ciento; le siguió el S&P 500 y el Dow Jones, con un repunte de 169.92 y 151.82 por ciento, respectivamente, en el periodo de referencia.

PREMIO A LA PACIENCIA

Las pérdidas más dramáticas se concentraron en el sector financiero estadounidense; el precio de la acción de Citi se desplomó 95 por ciento, la de Bank of América 92 por ciento y, en el sector industrial, la de la empresa Alcoa cayó 82 por ciento en menos de un año (septiembre 2008-marzo 2009).

Otras empresas que sufrieron el impacto más allá de estos rubros fueron, por ejemplo, General Electric, la cadena de tiendas Macy’s y una de las mayores compañías constructoras estadounidenses, KB Home.

La sangría a la que se vieron expuestas todas estas compañías, tuvo su punto de inflexión entre febrero, marzo y abril de 2009, cuando registraron sus niveles mínimos.

A partir de entonces, comenzó un proceso de mejora de los balances de las compañías, al tiempo que la economía estadounidense salió de la recesión y los bancos centrales siguieron inyectando liquidez a los sistemas financieros con sus políticas monetarias altamente acomodaticias.

Quienes creyeron que a partir de ese momento “nada podría ser peor” y tuvieron el coraje de apostar a determinadas acciones en el momento más crudo de la crisis, hoy pueden festejar.

Por ejemplo, aquel inversionista que guardó en el cajón 50 mil dólares en papeles de American Express, acumula una ganancia de 517.13 por ciento, desde su mínimo en marzo de hace cinco años. Pero no fue el único caso con el que se ganó mucho dinero. Quienes confiaron en AIG, una inversión similar se transformó en un 321 por ciento de rendimiento.

LOS LÍDERES DE LA BMV

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) subió 170.89 por ciento desde los mínimos del 2 de marzo de 2009, periodo en el que las compañías han tratado de limpiar sus balances. El dinero entró con fuerza en los valores del IPC, que, menos Autlán y las vivienderas, suben desde entonces.

A seis años de la quiebra de Lehman, las acciones de las empresas nacionales que más aumentaron fueron Alfa, con más de 840 por ciento; Pinfra, con 805 por ciento; Gruma, con 515 por ciento; Alsea, con 353 por ciento; AC, con 319 por ciento, GCarso, con 277 por ciento y Mega con 271 por ciento. También destacaron Ideal, Liverpool y Bolsa, entre otras.

Quienes creyeron que a partir de ese momento (derrumbe de Lehman) “nada podía ser peor”, la valentía, junto con una inundación de liquidez y cariño por posiciones de riesgo, fue premiada.

En tiempos difíciles, medidas seguras. Ese parece ser el punto de partida al mirar los distintos sectores en el mercado accionario, en cuanto hay algunos que darían un retorno seguro e incluso perspectivas de ganancia. Así, las empresas que se encuentran en mejor pie y están dentro de los sectores defensivos son las que están ligadas al crecimiento económico.

Hay sectores económicos que multiplicaron varias veces su valor de mercado en la BMV. Tal es el caso de las empresas del ramo industrial, el de materiales y el del sector financiero.

RECOMPRAN ACCIONES

Asimismo, las empresas nacionales aprovecharon la opción de recompra de acciones, ya que es una estrategia normal de cuando el precio de la acción es bajo, entre algunas otras razones, se quita un poco de liquidez.

Entre algunas empresas que tienen un fondo de recompra están Alsea, Arca Continental, Wal-Mart, Televisa, Industria Peñoles, Mexichem, Promotora y Operadora de Infraestructura.

Una vez más la historia demostró que una de las principales virtudes que puede tener un inversionista es la de cultivar la paciencia en tiempos de crisis.

Haz clic para ampliar la imagen

“el