Economía

Ingresos por bienes
de consumo nocivo y gasolina se aceleran

La participación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios en los ingresos tributarios totales sumó 354 mil 292 millones de pesos en 2015, impulsada por productos considerados de 'consumo nocivo' como cigarros y bebidas alcohólicas.
Dainzú Patiño
01 febrero 2016 23:49 Última actualización 02 febrero 2016 5:5
alcohol

El impuesto especial que se cobra a productos como tabacos, bebidas alcohólicas y con azúcar añadida creció 4.9 por ciento EN 2015. (Cuartoscuro)

Los productos de ‘consumo nocivo’ como cigarros, bebidas alcohólicas y con azúcar añadida como los refrescos, los alimentos chatarra, junto con las gasolinas y el diésel aceleran su crecimiento y su peso en la recaudación tributaria total.

La participación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) en los ingresos tributarios totales avanzó de 6 por ciento en 2014 a 14.9 por ciento en 2015.

Reportó un crecimiento de 208 por ciento real y a tasa anual en 2015, al sumar 354 mil 292 millones de pesos.

Destacó la recaudación por el cobro de IEPS a gasolinas y diésel que pasó de ser negativa en 12 mil 846 millones de pesos en 2014, a un saldo positivo de 220 mil 90 millones de pesos el año pasado, con lo que este rubro representó más de 50 por ciento del IEPS total en 2015.

las gasolinas representan
FOCOS
El cobro. A diferencia de los impuestos corporativos (ISR), los impuestos al consumo como el IEPS son más sencillos de recaudar, pues se cobran en el precio final.

Clasificación. A los impuestos que se cobran a productos nocivos como el alcohol, cigarros o los refrescos se les denomina elásticos, ya que pese a su aplicación el consumidor los sigue comprando.

Las gasolinas. Este año se aplicará una tasa de IEPS federal, que oscilará hacia arriba o abajo de los 4.16 pesos por litro de Magna; 3.52 pesos para la Premium y 4.58 pesos por diésel.

El avance. De 2009 a 2015 los crecimientos más grandes en la recaudación de IEPS no petrolero fue por bebidas alcohólicas.


“En el caso de la recaudación por IEPS a lo largo de 2015 vimos un dinamismo muy elevado, al igual que sucedió con el resto de los impuestos.

Este dinamismo elevado en la recaudación del IEPS se debe a lo que pasó con sus dos componentes principales, el primer relacionado con un menor precio de la gasolina en el extranjero y el segundo ligado al dinamismo de los IEPS no petroleros, explicó Rodrigo Barros, jefe de la unidad de Ingresos Tributarios de la Secretaría de Hacienda.

Recordó que los precios de las gasolinas el año pasado fueron menores en el exterior que en el país, por lo que no tuvo que ejercerse un subsidio, el cual en tiempos con gasolina más cara en el extranjero, representaba un gasto fiscal para el gobierno federal y una recaudación negativa, como en 2014.

COMPENSAN BAJA
En tanto el impuesto especial que se cobra a productos como los tabacos, bebidas alcohólicas y con azúcar añadida (IEPS no petrolero), creció 4.9 por ciento al recaudarse 134 mil 202 millones de pesos en 2015.

Los resultados estuvieron arriba de lo programado en cerca de cuatro mil 500 millones de pesos, refirió Rodrigo Barros.

“Los IEPS nos ayudaron a que la recaudación compensara el faltante que se estuvo dando en los ingresos petroleros, por la reducción en el precio internacional del petróleo”, expuso en conferencia de prensa.
Añadió que se espera esta tendencia continúe este año.

De acuerdo con la Ley de Ingresos 2016, el IEPS que se cobra a estos productos sumará 330 mil 579 millones de pesos, cuando en las perspectivas de 2014 se estimó en 108 mil 498 millones de pesos, lo cual representa un crecimiento de 204 por ciento en dos años.

Tan sólo la recaudación del IEPS no petrolero sumará 137 mil 193 millones de pesos en 2016, cuando en 2014, el primer año que se aplicó IEPS a refrescos, comida chatarra y plaguicidas, se recaudaron 124 mil 493 millones de pesos.

En 2015 ingresaron 134 mil 202 millones de pesos por éste.

MÁS POR ALCOHOL Y CIGARROS
De 2009 a 2015 los incrementos más notables fueron por la compra de bebidas alcohólicas, diferentes a la cerveza, de 141 por ciento; siguieron los que se cobran por cigarros o puros, de 67.5 por ciento y a la cerveza, con un crecimiento de 62 por ciento.

Mientras que los que comenzaron a cobrarse en 2014, como el IEPS a los refrescos y a la comida chatarra, aumentaron 13.9 por ciento y 13.5 por ciento real anual el año pasado.

Frente a los menores ingresos petroleros, resultan buenas las cifras derivadas de los cambios en la reforma fiscal aprobada a finales de 2013, la cual se quedó en el camino de recaudar más ingresos por carga tributaria a productos de consumo, y en bajar las tasas corporativas, refirió Herbert Bettinger, socio director de Bettinger Asesores.

Los impuestos que se aplican a productos como cigarrillos, refrescos, alcohol y comida con alto contenido calórico se consideran elásticos, porque pese al incremento en los precios por los mayores impuestos, las personas los siguen comprando.

“Por igual deben revisarse todos o una parte de estos para destinarlos a la prevención de enfermedades por el abuso en el consumo de estos productos”, señaló Enrique Velderrain Sáenz, socio de Velderrain Sáenz y Asociados.

Los especialistas coincidieron en que ante la baja en los ingresos petroleros, gran parte de la atención de la administración pública se centrará en la llegada de recursos por conceptos como impuestos, derechos y multas a ciudadanos.

Cabe destacar que para febrero, por cada litro de gasolina Magna se pagarán 4.47 pesos, por Premium 3.62 pesos y por diésel 5.95 pesos.
En tanto por cada litro de refresco o jugos con azúcar añadida se cobra un peso por litro.