Economía

Infraestructura
debe ser prioritaria para Latinoamérica: KPMG

Stephen Beatty, socio líder de Práctica de Infraestructura de KPMG Americas, comentó que los gobiernos de esta región deben cambiar su enfoque para dar prioridad e instaurar planes económicos sostenibles a mediano y largo plazo.
Notimex
31 marzo 2014 17:4 Última actualización 31 marzo 2014 17:12
Etiquetas
fachada de kpmg

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante los programas de infraestructura anunciados por los gobiernos de Latinoamérica, éstos deben trabajar en áreas como el financiamiento, la capacidad e instaurar planes económicos sostenibles a mediano y largo plazo, para que las obras se lleven a cabo.

Así lo consideró en un comunicado, el socio líder de Práctica de Infraestructura de KPMG Americas, Stephen Beatty, quien señaló que los planes de inversión masiva y la legislación de sustento simplemente no son suficientes para catalizar el tipo de cambio transformador que la región requiere con desesperación.

“Existen tres áreas en las que los gobiernos de América Latina deben enfocarse antes de que estos ambiciosos y muy requeridos planes de inversión en infraestructura puedan empezar a realizarse”.

En este sentido, recordó que Brasil, con su nuevo programa de inversión en logística prevé un gasto de 66 mil millones de dólares en vías férreas y carreteras, 30 mil millones de dólares a puertos, y casi 18 mil millones de dólares a aeropuertos.

Colombia, por su parte, tiene planeados 112 mil millones de dólares en inversiones de infraestructura entre 2012 y 2020, en tanto que México tiene una lista de alrededor de mil 100 proyectos que suman casi 400 mil millones de dólares, que es necesario concluir en los próximos cinco años.

Por ello, estimó que los gobiernos deben cambiar su enfoque de medidas puramente populares para, por el contrario, dar prioridad e instaurar planes económicos sostenibles a mediano y largo plazo.

De igual forma, mejorar en gran medida el profesionalismo y la capacidad para llevar a cabo sus programas de infraestructura, ya que los inversionistas internacionales buscan programas claros, transparentes y bien administrados en los cuales invertir.

“Con frecuencia (los programas de infraestructura) están mal planeados, pobremente estructurados o cargados de riesgos no mitigados y, como resultado, hacen más por disuadir que por persuadir a los inversionistas locales e internacionales”.

Además, puntualizó , se requiere atención inmediata en los mercados de financiamiento, ya que pocos (con la excepción de Chile), han desarrollado mercados privados reales de financiamiento de infraestructura.