Economía

Economía informal,
lastre del PIB

En los últimos diez años la economía informal registró un crecimiento promedio de 1.6 por ciento, dos terceras partes del crecimiento del PIB, que fue de 2.5 por ciento; en 2014 esta actividad cayó 0.5 por ciento, contra un avance de 4 por ciento de la economía formal.
Daniel Villegas
20 diciembre 2015 23:30 Última actualización 21 diciembre 2015 8:28
comercio informal

La Canacintra señaló que la negociación con informales es una práctica que lastima las finanzas de la sociedad. (Foto: Édgar López)

La economía informal en México se contrajo en los dos últimos años y ha sido una limitante para el crecimiento económico.

En 2014 esta actividad cayó 0.5 por ciento, contra un avance de 4 por ciento de la economía formal, que resultó en una expansión de 2.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En los últimos diez años la economía informal registró un crecimiento promedio de 1.6 por ciento, dos terceras partes del crecimiento del PIB, que fue de 2.5 por ciento. En tanto, el crecimiento de la economía formal fue casi el doble, de 2.9 por ciento, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).


La economía informal representó 23.7 por ciento del PIB en 2014 y esta es su menor cifra desde que existen datos disponibles, a partir de 2003.

De esta cifra 11 por ciento corresponde al sector informal, que está conformado por micronegocios que no cuentan con los registros legales básicos para operar.

El 12.7 por ciento restante corresponde a otras modalidades de informalidad y en este rubro entran actividades como la agricultura de subsistencia, el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como otras variedades de trabajo, que aunque están ligados a empresas registradas o formales, desempeñan su labor bajo condiciones de desprotección social.

El PIB informal lo genera el 57.8 por ciento de la población ocupada en condiciones de informalidad, y el 76.3 por ciento del PIB lo genera el sector formal, con el 42.2 por ciento de la población ocupada formal.

“Es decir, que por cada 100 pesos generados de PIB del país, 76 pesos lo generan el 42 por ciento de ocupados formales, mientras que 24 pesos los generan el 58 por ciento de ocupados en condiciones de informalidad”, explicó el Inegi en su reporte.

Esto significa que el sector de la informalidad mostró un bajo nivel de productividad pues con más de la mitad de la población ocupada sólo generó una cuarta parte de lo producido en la economía mexicana en 2014.

Alejando Cervantes, subdirector de economía nacional en Banorte-Ixe, dijo que la reforma laboral ha contribuido a la disminución de la economía informal, pues más personas se han incorporado al régimen fiscal.

El empleo formal muestra que ha estado creciendo, pero el empleo total no lo ha hecho al mismo ritmo. Esto significa que hay una transición de trabajadores de la economía informal a la formal

Destacó que en el reporte se observa que las personas ocupadas en este sector no están en micronegocios o en autoempleo, sino en cuestiones como labores domésticas.

“Una política pública que podría ayudar a que más personas se incorporen es, por ejemplo, que a los empleadores de trabajadores que auxilian con tareas del hogar se les facilite hacer sus contribuciones en tiendas como Oxxo o Seven Eleven, como lo ha hecho la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), no es fácil, pero podría ayudar muchísimo”.

Raymundo Tenorio, director de la carrera de economía del Tec de Monterrey, explicó que una cuarta parte del consumo de insumos y del valor de la producción, se genera en el sector de la economía informal y esto afecta en los ingresos de las personas en el mediano y largo plazo, lo que tiene una incidencia en el crecimiento económico.

LASTRE PARA LA ECONOMÍA
Tenorio indicó que uno de los lastres de la economía informal es la poca productividad de este sector. “Las cifras lo demuestran, más de la mitad de la población está ocupada en estas actividades y generan sólo una cuarta parte del producto total”, aseveró.

La mayor parte del PIB de la economía informal, un 32.7 por ciento de total, se generó por el sector comercio, un 16.5 por ciento por la industria manufacturera y un 11.8 por ciento por el sector agropecuario.

Más atrás están el sector del transporte, correos y almacenamiento, con 8.5 por ciento; los servicios personales, reparaciones y mantenimiento, con 6.2 por ciento y la construcción con un 6 por ciento, según los datos del Inegi.

CRECEN REMUNERACIONES
En los dos últimos años la rentabilidad de la economía informal ha ido en declive pues en 2013 el superávit bruto de operación de este sector se redujo en 0.3 por ciento y en 2014 la tendencia se profundizó, para llegar a una contracción de 0.7 por ciento, es decir que en este periodo dejó de recibir 26 mil 963 millones de pesos. Desde que el Inegi tiene cifras de este indicador nunca se habían presentado dos contracciones continuas en la rentabilidad de este ramo.

Las remuneraciones de los trabajadores informales aumentaron 3.7 por ciento en 2014, luego de un 1.7 por ciento en 2013.