Economía

Inflación revertirá ganancia de poder adquisitivo del salario este año: CEESP

Luis Foncerrada, director general del CEESP, explicó que de diciembre de 2014 a mayo de 2016 el salario mínimo reporta un aumento en términos reales de 9 por ciento, pero existe el riesgo de que al cierre de este año se revierta dicha recuperación.
Zenyazen Flores
28 septiembre 2016 20:34 Última actualización 28 septiembre 2016 22:39
dinero

(Bloomberg)

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que existe el riesgo de que al cierre de este año se revierta la tendencia de recuperación de poder adquisitivo del salario mínimo que se registró durante 2015 debido a que el dólar "seguirá intranquilo" y podría repercutir en los precios de los productos y en consecuencia en la inflación.

Luis Foncerrada, director general del CEESP, explicó que de diciembre de 2014 a mayo de 2016 el salario mínimo reporta un aumento en términos reales de 9 por ciento, sin embargo, a partir de junio se observó un descenso en la ganancia del salario frente a la inflación.

De tal modo que al cierre de 2016 se estima que el salario cierre con una recuperación de poder de compra de 5.5 por ciento desde el 9 por ciento que se alcanzó a mitad del año en curso, indicó durante la Conferencia Internacional "Estado del Arte del Salario Mínimo", organizada por organizaciones como Cepal y Frente a la Pobreza.


"El salario mínimo se separó un poquito de la inflación en los últimos 16 meses pero eso no va a durar mucho porque la inflación está subiendo, y a lo mejor esta separación se logró porque bajaron los precios de algunos bienes primarios y telefonía móvil", comentó.

En el panel "Aumento al salario. El debate en México", también participaron Gerardo Esquivel, coordinador Ejecutivo de Investigación del Instituto Belisario Domínguez, y Salomón Chertorivski, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), quienes coincidieron en que el salario mínimo es hoy una cuarta parte de lo que era hace 40 años, por lo que la pérdida de poder adquisitivo acumulada desde entonces es de más de 70 por ciento.

Esquivel señaló que en la medida en que aumente el salario y el ingreso en general de los trabajadores, habrá una mejora en el mercado interno del país y criticó que “el Banco de México ha sido un instrumento en contra del salario mínimo al señalar en un estudio entregado a la Conasami que sería inflacionario aumentar los mínimos”.

Por su parte, Chertorivski apuntó que de 2010 a la fecha aumentó en 14 por ciento el número de trabajadores que no puede adquirir una canasta alimentaria con su ingreso laboral en el ámbito urbano.

“El efecto del bajo nivel del salario mínimo no sólo afecta a quienes lo perciben, sino también a quienes ganan una cantidad que representa múltiplos del mismo. Este efecto gravitacional del salario mínimo afecta a casi 10.9 millones de trabajadores, es decir, 34 por ciento de todos los asalariados del país”, expuso.