Economía

Inflación afecta más que las tasas, asegura Banxico

El subgobernador del Banxico dijo que se requiere de una postura de política monetaria fuerte para enfrentar el entorno de incertidumbre con respecto al incremento de las expectativas de inflación y presiones adicionales sobre el peso.
Jassiel Valdelamar
02 marzo 2017 22:48 Última actualización 03 marzo 2017 4:55
[Bloomberg] Su característica principal es modificar su valor cada día al mismo ritmo de la inflación. 

[Bloomberg] Su característica principal es modificar su valor cada día al mismo ritmo de la inflación.

Una elevada inflación o inestabilidad macroeconómica tendría un mayor impacto negativo en el país que el incremento de las tasas de interés.

Javier Guzmán, subgobernador del Banco de México, reconoció que debido al repunte en los precios al consumidor a principios de 2017, el incremento de las expectativas de inflación a largo plazo y la posibilidad de presiones adicionales sobre el peso en un entorno de incertidumbre inusualmente alto, se requiere de una postura de política monetaria fuerte.

“La alternativa de altos niveles de inflación o episodios de inestabilidad macroeconómica tendría implicaciones mucho más serias para el crecimiento de la economía”, advirtió y señaló que el incremento de la tasa de referencia no debería afectar negativamente la actividad económica.

Manifestó que la implementación de la política monetaria en el país durante los próximos meses continuará enfrentando un entorno de incertidumbre, resultado en su mayor parte de los riesgos derivados de las medidas de política que pudieran implementarse en Estados Unidos, así como de la evolución de las tasas de interés en ese país.

En su ponencia ‘El Futuro de la Política Monetaria en México’, indicó que el incremento del costo de los combustibles, en conjunto con el aumento del salario mínimo, se reflejará en la evolución de la inflación en los próximos meses, ubicándose por arriba del objetivo del banco central.

Estimó que la inflación disminuirá en el segundo semestre de 2017, para nuevamente ubicarse el rango objetivo de la autoridad monetaria en 2018.

“Considerando la posición cíclica de la economía y su evolución esperada, es poco probable que en los próximos meses se observen presiones de demanda sobre los precios”, apuntó en su análisis.