Economía

IMSS inscribirá a millones de jóvenes,
‘sin presionar camas’

Aunque el IMSS planea tener afiliados a 7 millones de estudiantes para agosto de este año, su infraestructura no ha variado en años, puesto que sólo hay 0.6 camas disponibles por cada mil derechohabientes. 
Zenyazen Flores
07 junio 2016 23:24 Última actualización 08 junio 2016 9:16
IMSS

En el IMSS hay 0.6 camas disponibles por cada mil derechohabientes. (Cuartoscuro)

El Seguro Social quiere que los estudiantes de escuelas públicas hagan uso de sus servicios médicos, por eso inició una campaña masiva de afiliación y difusión, sin embargo, el instituto podría ver presionada su capacidad de atención al abrir la puerta a millones de nuevos derechohabientes, sobre todo porque no creció la infraestructura.

T​uffic Miguel Ortega, director de Incorporación y Recaudación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que de enero de 2016 a la fecha suman 3.2 millones de estudiantes afiliados con un Número de Seguridad Social (NSS) que será definitivo para su vida estudiantil y laboral; la meta es que en agosto estén afiliados 7 millones de estudiantes.

“Vamos a desaparecer de aquí a agosto los números convencionales, ya no van a existir, nada de que en cada periodo escolar se le asignaba a un estudiante un NSS diferente, ahora cada persona va a tener un Número para toda su vida”, explicó en entrevista con El Financiero.

Cada año el instituto otorgaba a las universidades un paquete de NSS “reciclables” que generaban un problema de duplicidad, pues a un estudiante se le asignaba un NSS y el siguiente año escolar ese mismo NSS se le asignaba a otro.

Para dar de alta a las universidades, el IMSS les otorga un registro patronal, en total son 7 mil escuelas de nivel medio superior y superior inscritas como “patrón” para efecto administrativo, pero no aportan cuotas porque el gobierno federal las subsidia vía la Secretaría de Hacienda. En 2015 el subsidio ascendió a 3 mil 400 millones de pesos y para este año el monto es similar.

Miguel Ortega afirmó que la afiliación de estudiantes no presionará las finanzas del instituto ni el servicio general a los derechohabientes pese a que la Memoria Estadística 2015, recién publicada por el instituto, revela que el año pasado no se tuvieron más camas censables, un indicador que muestra la gestión hospitalaria y capacidad de atención a los pacientes.

En 2015 el instituto cerró con una población derechohabiente de 61 millones 864 mil 971 personas y con 33 mil 72 camas censables, es decir que por cada mil derechohabientes hubo 0.6 camas disponibles. El indicador se ha mantenido sin cambios desde 2010, excepto en 2012 cuando fue de 0.8.

Según la Organización Mundial de la Salud, por cada mil derechohabientes debe haber de 2.5 a 4 camas censables disponibles.
“Los estudiantes por lo general no son usuarios activos de los servicios médicos del IMSS, en 2015 atendimos 900 mil consultas en todo el año a este sector de estudiantes y 42 mil cirugías. En el IMSS damos 500 mil consultas al día, la verdad es que toda la demanda de los estudiantes en un año en dos días la sacamos”, argumentó Miguel Ortega.

Los padecimientos que el IMSS atiende en estudiantes son accidentes y en el caso específico de las mujeres, embarazos. En el IMSS, los embarazos y partos son los principales motivos de egresos de hospitalarios en camas censables.

Alejandra Macías, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, expuso que el IMSS tiene recursos limitados y aumentar la afiliación elevará la probabilidad de que se gaste más, pues aunque no todos los estudiantes vayan al médico, abrir la puerta para que acudan exige mayor demanda de servicios.

“Es cierto que no se van a enfermar al mismo tiempo los 7 millones y la probabilidad de que todos demanden servicios de salud es baja pero hay una posibilidad latente de que sí acudan y al final tendrá que otorgar los servicios médicos y atención con los recursos materiales y de personas suficientes”, dijo.

Haz clic en la imagen para ampliarla

MEl instituto asegura que no se  presionarán los recursos con las nuevas afiliaciones, pero las camas censables ya son menos que lo sugerido por la OMS.