Economía

Aunque 'Harvey' no daña a México, sí afecta el suministro de gasolina

El huracán Harvey ya es el más poderoso que golpea a EU en 12 años. México apenas lo sintió en Yucatán, pero si se verá afectado en el suministro de combustible, pues es el mayor comprador de EU, en donde las refinerías han cerrado operaciones.
Amy Stillman | Adam Wiilliams | Bloomberg
25 agosto 2017 15:11 Última actualización 25 agosto 2017 15:56
Los vehículos pasan una refinería antes del huracán Harvey en la ciudad de Tejas, el 25 de agosto.

Los vehículos pasan frente a refinería antes del huracán Harvey en Texas. (Bloomberg)

La afortunada salvada de México tras el paso del huracán Harvey aún podría significar mayores costos y escasez de combustible para el principal comprador de gasolina estadounidense.

Aunque la tormenta pasó sin causar grandes daños sobre la Península de Yucatán en México, se ha fortalecido y ahora se dirige hacia el centro de refinación de la costa del golfo de Estados Unidos que ayuda a alimentar el sistema de transporte de México.

El mes pasado, las importaciones generaron el 72 por ciento de las ventas de gasolina de Pemex en un momento en que sus seis refinerías operaban con el menor volumen desde diciembre de 1990.

El panorama no es mucho mejor ahora, ya que la producción de dos refinerías de la empresa estatal fue reducida significativamente o se encuentra suspendida. Mientras tanto, Harvey podría arrojar hasta 35 pulgadas (cerca de 90 centímetros) de lluvia en áreas de Texas durante la próxima semana, según el Centro Nacional de Huracanes.

Si el daño en EU es "tan extenso como podría ser, entonces estamos viendo una crisis bastante seria en el suministro de combustible de México", dijo Javier Alonso, analista de Americas Market Intelligence, por teléfono. "Esperen que los precios de los combustibles suban, independientemente de dónde obtengan su suministro".

México fue el mayor comprador de productos refinados de EU en mayo, con 879 mil barriles diarios, un 17 por ciento del total de las exportaciones estadounidenses, según la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos (AIE, por sus siglas en inglés).

Harvey se convirtió en un huracán de categoría 3 este viernes por la tarde en Texas, y presenta vientos de 190 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes. Con esto, será la tormenta más fuerte que haya golpeado EU desde Wilma en 2005.

SUSPENSIÓN DE OPERACIONES

Las refinerías de petróleo en la costa del golfo, que albergan hasta la mitad de la capacidad de refinación de la nación, comenzaron a detener las operaciones en medio de advertencias de intensas inundaciones y marejadas. 

La refinería de Petróleos Mexicanos en Salina Cruz, Oaxaca, la mayor de la empresa estatal, está siendo objeto de importantes trabajos de mantenimiento luego de ser afectada por un violento incendio a mediados de junio, lo que ha reducido su capacidad a un tercio de sus 330 mil barriles diarios.

La refinería con capacidad de 190 mil barriles diarios situada en Madero, Tamaulipas, también tiene previsto cerrar esta semana para un mantenimiento intensivo y no reanudará sus operaciones normales hasta finales de diciembre.

El siguiente paso sería que Pemex "recurriera a sus proveedores en el Caribe, la Costa Oeste de EU y Europa, e imagino a cualquier proveedor en el Medio Oeste y la Costa Este de EU", dijo Alonso en una entrevista telefónica.

Pemex aseguró sus suministros de combustible antes del huracán Harvey, dijo un portavoz de la compañía que pidió no ser identificado debido a la política interna. También está llevando a cabo una estrategia de diversificación de sus compras de gasolina, dijo la persona, que no nombró los otros países donde busca importaciones.