Economía

Hogares podrían pagar 58% más de luz sin subsidios: CIDAC

Si son eliminados los subsidios a las tarifas de luz, el alza sería entre 42 y 58 por ciento, por lo que las tarifas residenciales necesitarán conseguir un programa de incrementos graduales, similar al de las gasolinas.
Sergio Meana
21 julio 2014 0:34 Última actualización 21 julio 2014 5:0
Recibo de luz

Sin los subsidios a energía eléctrica, los hogares podrían terminar pagando hasta 58% más, advierte el Cidac. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si los subsidios generalizados se eliminan de golpe como está previsto en la Ley de la Industria Eléctrica, los hogares del país pagarían entre 42 y 58 por ciento más de luz, de acuerdo con el Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Las tarifas residenciales necesitan ahora conseguir un programa de incrementos graduales, similar al de las gasolinas, pues hoy la Ley no prevé en cuanto tiempo deberán desaparecer los apoyos.

El artículo 131 sólo establece que “el Ejecutivo Federal deberá diseñar una estrategia para sustituir los subsidios generalizados por apoyos focalizados” con el argumento de senadores de que los apoyos deben ser para las personas más marginadas.


Una muestra de recibos de luz de tipo doméstico de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que reunió EL FINANCIERO muestra que los apoyos del gobierno representan en algunos casos hasta 82 por ciento del costo real.

Uno de los ejemplos más claros es un recibo que tiene la tarifa 1, en donde se desglosa que el costo de producción es de mil 286 pesos, pero la aportación gubernamental es de 990.04 pesos, por lo que dicho usuario pagó 374 pesos para el periodo del 6 de mayo al 4 de junio de este año.

De acuerdo con el mismo artículo de la nueva Ley, el 131, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) será la encargada de calcular las tarifas en el sector, aunque el Ejecutivo Federal podrá determinar mediante acuerdo un mecanismo de fijación de tarifas distinto al de las finales.

“El Ejecutivo Federal podrá determinar, mediante Acuerdo, un mecanismo de fijación de tarifas distinto al de las tarifas finales a que se refiere el párrafo anterior para determinados grupos de usuarios del suministro básico, en cuyo caso el cobro final hará transparente la tarifa final que hubiere determinado la CRE”, señala el texto.

En entrevista con este diario Miguel Toro, quien se desempeñó como asesor de Energía en el equipo de transición del presidente Enrique Peña Nieto, explicó que incluso manteniendo el nivel de subsidios sería imposible disminuir las tarifas de luz, peor aún en un periodo de dos años como el que previó Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, en abril de este año.

“El problema es que para que el consumidor residencial vea una reducción de su precio en el recibo de luz tendría que reducirse 50 por ciento el costo de la generación eléctrica, lo cual es imposible en un periodo de dos años”, dijo Toro.