Economía

Hogares de miniasalariados gastas sólo 1% en recreación

La Secretaría del Trabajo reveló que las familias mexicanas que cuentan con al menos un integrante que gana el salario mínimo destinan la mayor parte del dinero para los gastos de los alimentos.
Zenyazen Flores
05 diciembre 2016 22:20 Última actualización 06 diciembre 2016 5:0
Paseantes en la Alameda. (Cuartoscuro/Archivo)

Un hogar promedio con un trabajador que gana el mínimo destina 3.6 por ciento de su gasto a educación, cultura y recreación. (Archivo)

Los alimentos constituyen el principal rubro de gasto de los hogares con al menos un trabajador asalariado que recibe un salario mínimo, mientras que una mínima parte va a recreación y educación.

Mensualmente, un hogar con al menos un trabajador que recibe un salario mínimo gasta 5 mil 792 pesos, de los cuales 2 mil 685 pesos van a alimentos, es decir, 46 por ciento del ingreso del hogar, de acuerdo con un estudio elaborado por la Secretaría del Trabajo con base en la ENIGH 2014.

En contraste, los hogares con miniasalariados destinan 59 pesos al mes en cultura y recreación, es decir apenas uno por ciento del gasto total que hacen al mes, indica el estudio “Condiciones de vida y de trabajo de las familias de trabajadores asalariados que perciben un salario mínimo y presupuesto para satisfacer sus necesidades”.

economia

En promedio, los rubros con mayor participación son el consumo de alimentos fuera del hogar (13 por ciento del gasto en alimentos), tortilla de maíz (9.2 por ciento), huevo (4.5 por ciento), leche (4.1 por ciento), bistec de res (3.5 por ciento) y pollo (3.4 por ciento).

Las comunicaciones y servicios para vehículos son el segundo rubro más importante por contribución al gasto total del hogar (7.7 por ciento). Este rubro comprende el gasto de los hogares en gasolina (61 por ciento del gasto atribuible a este rubro) y la compra de tarjeta para el servicio de teléfono celular (28.4 por ciento).

Un hogar promedio con un trabajador que gana el mínimo destina 3.6 por ciento de su gasto a educación, cultura y recreación, que asciende a 207 pesos mensuales, de los cuales 59 pesos corresponden a cultura y recreación.

En 2014 el salario mínimo era de 2 mil 18 pesos mensuales, monto insuficiente para cubrir el gasto de alimentos en los hogares, mientras que la Línea de Bienestar en el ámbito urbano cerró ese año con un valor per cápita de 2 mil 636.85 pesos al mes y en las zonas rurales su valor fue de mil 687.02 pesos mensuales.

Miguel Reyes, coordinador del Observatorio del Salario de la Universidad Iberoamericana, campus Puebla, consideró que el salario mínimo ha incumplido los preceptos de la Constitución en cuanto a cubrir las necesidades básicas y disminuir la pobreza laboral.

“Lo que recomendamos es que se debe establecer el salario mínimo acorde a la línea de pobreza oficial y se tendría que considerar el ingreso mínimo por hogar promedio y no individual. En ese sentido, el salario que será vigente en 2017 debería ser de 353 pesos diarios por hogar y no de 80.04 pesos”, expuso.