Economía

Hay que generar estímulos en México, según expertos

Aunque el plan fiscal de Trump no implique necesariamente la reducción de la tasa del ISR ni la "cancelación drástica de inversiones" en México, sí se debe revisar el marco fiscal y otras vías para retener empresas estadounidenses en el país, señalan.
 Zenyazen Flores
03 diciembre 2017 23:24 Última actualización 04 diciembre 2017 5:0
estímulo fiscal

estímulo fiscal

El plan fiscal del presidente Donald Trump no implica necesariamente la reducción de la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) en México, pero sí revisar el marco fiscal y otras vías para retener empresas y ganar inversiones mediante estímulos fiscales, ampliar la deducibilidad de diversas prestaciones y garantizar seguridad jurídica.

Margarita Escalante, socia corporativa de la firma legal estadounidense Miller Canfield en Chicago, dijo que si bien no se espera una “cancelación drástica de las inversiones en México, las empresas estadounidenses sí ajustarán sus planes de inversión hacia nuestro país”.

Juan Manuel Franco, miembro de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Publicos (IMCP), consideró que la tasa de 30 por ciento para las empresas en México es aceptable si se compara con los países de la OCDE.

Dijo que podría quedarse en ese nivel siempre y cuando México busque estímulos fiscales para las empresas y revisar el capítulo de deducciones.

“Por ejemplo, quitar las limitaciones que hay a la deducción de los automóviles, que no se limite a 175 mil pesos, sino que si los autos se utilizan para la actividad empresarial se permita la deducción de lo que cuesten”, expresó.

Franco dijo que las autoridades también deberían ocuparse de dar seguridad jurídica a los contribuyentes, porque hoy en día el SAT emite criterios de carácter administrativo que no son leyes, pero que crean incertidumbre legal.

“Pareciera indicar que México debería reducir sus tasas corporativas, sin embargo esto podría afectar de manera importante la base tributaria del país, generar regímenes inequitativos y efectos secundarios”, advirtió Enrique Hernández, socio Fiscal Internacional de la firma Procopio, Cory, Hargreaves & Savitch con sede en San Diego, California.