Economía

Hay indicios de megayacimiento

En Yucatán hay indicios de una formación petrolera que tendría recursos similares a los del polígono "Presal" brasileño, la segunda reserva de hidrocarburos más grande del mundo.
Sergio Meana
21 julio 2017 0:38 Última actualización 21 julio 2017 5:5
Pozo petrolero. (Bloomberg)

Pozo petrolero. (Bloomberg)

Una revisión técnica del subsuelo marino cercano a Yucatán reveló la posible existencia de grandes reservas de hidrocarburos en una región cuyo acceso para exploración será licitado próximamente, y aunque no hay certeza sobre la existencia de recursos, el hallazgo ya motivó la atención del gobierno.

El bloque más grande recientemente incluido en la próxima Ronda 2.4, que se llevará a cabo el 31 de enero de 2018, podría compararse eventualmente con el yacimiento presal, que cambió la industria petrolera de Brasil, de acuerdo con Ernesto Marcos Giacoman, director de la consultora Marcos y Asociados.

“Nosotros tenemos un cliente que ayudamos, una empresa noruega que vino a hacer exploración en la Plataforma de Yucatán, que descubrió una estructura presal muy similar, o incluso mayor, que la de Brasil, entonces si esto se confirma, con lo que van a estar analizando las empresas petroleras que están queriendo participar, pues eso sería… abrir una nueva frontera”, dijo quien fue director de Finanzas de Pemex a mediados de la década de los 90.

portada


De hecho, inicialmente el bloque 30 no estaba dentro de la Ronda 2.4, sin embargo, “nueva información” hizo que la Secretaría de Energía (Sener), quien decide qué bloques y a qué ritmos se licitan, cambiara de opinión.

“El Plan Quinquenal se actualiza año con año porque cambia la información, cambian los análisis… En el caso de la Plataforma de Yucatán recibimos nominaciones e información adicional que nos sugirió que hay potencial también en esa zona, una zona que no ha sido observada antes con detenimiento. Si en efecto hay ese potencial, será importante comenzar a prestarle atención de una vez”, confirmó Aldo Flores Quiroga, subsecretario de Hidrocarburos de la Sener.

Al respecto, Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), institución que administra las licitaciones petroleras del país, afirmó que la Plataforma de Yucatán es una zona con un “alto riesgo exploratorio”, en donde sólo se cuenta con información de sísmica bidimensional.

“No hay descubrimiento hasta que no se perfora. Y sólo se puede perforar si hay un contrato de exploración y producción. Para eso es la licitación... ni siquiera tiene recursos prospectivos estimados”, comentó.

Cabe recordar que la CNH decidió retrasar un mes la licitación de la Ronda 2.4 con la finalidad de que la industria pudiera analizar con más tiempo la información disponible.

De acuerdo la CNH, sólo tres empresas noruegas han realizado estudios en el área de la plataforma de Yucatán: TGS, Spectrum y PGS.

Para ver la infografía completa, da clic aquí o en la imagen:


POTENCIAL CONOCIDO

Sin embargo, el sector petrolero ya está afinando sus propuesta para el que pudiera ser uno de los yacimientos más importantes en la historia de país.

“Siempre hemos sabido en la industria que abajo, en la Plataforma en Yucatán, habría un potencial extraordinario, lo que ahora sabemos es que es una realidad, que existe, y que es un yacimiento que se equipara en tamaño con los del presal de Brasil, es enorme, es en aguas profundas, y tendrá complejidades para su desarrollo”, señaló Enrique Silva Pérez, consultor independiente del sector hidrocarburos y exfuncionario de la CNH.

Sin embargo, recomendó tomar la información con sigilo, pues “la clave está en que son estudios justo de reconocimiento, pero pues ya se han desarrollado estos proyectos”, y aclaró que una vez asignado, el ganador del bloque 30 deberá perforar pozos para confirmar su tamaño.

En este sentido se pronunció Pablo Zárate, vocero de Pulso Energético, iniciativa respaldada por las petroleras del país agrupadas en la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (AMEXHI), quien dejó en claro que no se trata de un descubrimiento, sino de una nueva zona que deberá explorarse.

“En todo caso la Plataforma Yucatán es una nueva frontera, no es ni siquiera un yacimiento. Muchas petroleras en ocasiones siguen informaciones indirectas como esta y fracasan”, indicó.