Economía

Hay mil 200 ‘chapulines’ contribuyentes en México

En 2015 los contribuyentes 'chapulines', aquellos que cambian de domicilio para evadir sus obligaciones fiscales sumaron mil 200, y las omisiones en sus pagos ascendieron a 50 millones de pesos, reveló el SAT.
Dainzú Patiño
17 diciembre 2015 22:41 Última actualización 18 diciembre 2015 5:5
sat

Los ‘chapulines’ son pequeñas y medianas empresas que se resisten al ejercicio de facultades de comprobación y auditorías que realiza el SAT. (Edgar López)

Son empresas chicas y medianas, personas físicas y morales, que cambian de domicilio fiscal cada vez que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) los busca para que cumplan con sus obligaciones; se les conoce como contribuyentes ‘chapulines’.

En 2015 sumaron mil 200 y la omisión en el pago de sus obligaciones ascendió a 50 millones de pesos, dijo en entrevista José Ernesto Luna, administrador central de auditorías del SAT.

“Difícilmente las empresas grandes y establecidas realizan este tipo de prácticas. Los ‘chapulines’ son pequeñas y medianas empresas que se resisten al ejercicio de facultades de comprobación y auditorías que realiza el SAT. Cuando llega la autoridad al domicilio fiscal registrado para realizar una auditoría inmediatamente se cambian de dirección, la situación se repite más de una vez, así tratan de evadir el ejercicio de facultades de la autoridad”, explicó.

Pero el SAT tiene a los chapulines en la mira.

Con el nuevo reglamento aplicable a partir de noviembre pasado, la autoridad central puede ir directo a fiscalizar a estos contribuyentes, pues antes para proceder tenía que ir con cada una de las administraciones locales. “Para poder buscar a los contribuyentes en otras entidades ahora pueden ir directamente, esto evitará retrasos en su encuentro y ayudará a darles un puntual seguimiento y por ende contribuir al pago de obligaciones”, explicó Luna Vargas.

Cuando el SAT detecta a un contribuyente que cambia de domicilio fiscal, sin que éste dé parte a las autoridades, se le aplican medidas de apremio que consisten en la cancelación del sello digital, así ya no pueden emitir, ni sellar facturas o en su caso se les aseguran sus cuentas bancarias.