Economía

Hasta 2020, beneficios
de la reforma energética: Goldman Sachs

Goldman Sachs afirmó coincidir en que la reforma energética traerá diversos beneficios al país, pero que debido a que los proyectos en aguas profundas y shale gas son de mayor complejidad y requieren mayor tiempo y exploración, no anticipa 
ninguna inversión de gran tamaño antes del periodo 2018-2020.
Leticia Hernández
15 julio 2014 0:58 Última actualización 15 julio 2014 5:0
Petróleo

Beneficios de exploración en sector energético no se verán en un corto plazo, afirmó Goldman Sachs. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a la complejidad de los proyectos en aguas profundas y shale gas, donde la exploración es intensa en capital y requiere mucho tiempo, Goldman Sachs no anticipa el desarrollo de ninguna inversión robusta de capital en México en este sector antes del periodo 2018-2020, por lo que los beneficios tangibles en las variables económicas del país podrán contabilizarse hasta entonces.

Estimó que la difusión de los efectos directos e indirectos del desarrollo de las nuevas oportunidades en el sector energético tienen el potencial de elevar el crecimiento real del PIB en 1.0 y 1.5 puntos porcentuales, dependiendo de qué tan fuerte y amigable con el mercado sea el marco regulatorio y las legislaciones secundarias necesarias para permitir que se concrete la reforma constitucional. Esto podría traducirse en al menos un millón de nuevos empleos en la economía.

El panorama macrofinanciero de corto a mediano plazos para México permanece bajo construcción, señala en su reporte “Abriendo el potencial económico de los recursos energéticos de Norteamérica”, en el que destaca que comparte el optimismo del gobierno mexicano sobre el impacto de la transformación potencial de la reforma energética y su efecto en el crecimiento de la inversión extranjera directa, productividad, creación de empleos y mejora en la calidad de vida, pero considera que los beneficios de esas reformas se verán un poco más lento de lo anticipado.


Los beneficios tangibles de la reforma energética se esperan de mediano a largo plazos comenzando a incrementarse hacia 2020 debido a la natural complejidad geológica y tecnológica para desarrollar virtualmente nuevos fortificantes de petróleo y gas.

NUEVO MODELO REGULATORIO

Sin embargo, Goldman Sachs continuó positivo en la construcción fundamental de un panorama macroeconómico para México debido a su política amigable no intervencionista, la esperada recuperación económica de Estados Unidos y el impulso en el mediano plazo de las recientes reformas estructurales.

Estos atributos contribuirán a diferenciar a México positivamente de otros mercados emergentes.

Aprobada en diciembre por los legisladores, la reforma energética implica modificaciones constitucionales para permitir la participación privada en actividades de energía y electricidad, que requerirá un debate considerable antes de su implementación.

Anticipó que el debate se enfocará en los temas de la creación de agencias regulatorias, sus estructuras administrativas, roles y competencias; la creación de una regulación detallada que establezca una guía principal de las funciones de los reguladores; la definición de los términos para un modelo de producción compartida, modelo de utilidades compartidas y de licencias para las inversiones en extracción y producción y el rol de Pemex bajo el nuevo modelo regulatorio.