Economía

Hacienda turna al Senado proyecto para crear
Ley Fintech

La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, que consta de 139 artículos en donde se da un reconocimiento a la operación con “activos virtuales” como son las criptomonedas, será discutida en los próximos días.
Jeanette Leyva
11 octubre 2017 11:48 Última actualización 11 octubre 2017 11:51
Fintech

Fintech (Shutterstock)

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregó al Senado de la República el proyecto para crear la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como Ley Fintech, esto tras cumplir su paso en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria.

La propuesta de ley turnada la noche del martes al Senado de la República, en donde se procesará como Cámara de Origen, se prevé inicie su discusión en los próximos días, una vez que sea presentada de forma oficial y turnada a las comisiones que llevarán a cabo su análisis y eventual aprobación.

Este proyecto de ley consta de 139 artículos en donde se da un reconocimiento a la operación con “activos virtuales” como son las criptomonedas, en las que se encuentra bitcoin, la cual estará sujeta a una regulación secundaria que deberá emitir el Banco de México.

La Ley Fintech tiene como objetivo el fomentar la inclusión e innovación financiera, promoción de la competencia, protección al consumidor, preservación de la estabilidad financiera y prevención de operaciones ilícitas en el cibercomercio.

En la discusión, que se prevé inicie en los próximos días, la Asociación de Bancos de México (ABM) anticipó participar, ya que hay algunos puntos que busca precisar, aunque de manera general calificó la iniciativa como positiva.

También la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que se quejó porque aparentemente se había cerrado anticipadamente el poder incluir opiniones de mejora sobre la misma, indicó será en el Congreso en donde emita sus puntos de vista de esta iniciativa, la cual consideró que puede presionar a la banca tradicional a mejorar, pues podrían modificar la estructura y el desempeño de este sector, en la medida que generen presión competitiva sobre la banca tradicional y nuevas opciones en beneficio de los consumidores.