Economía

Guerrero presenta informalidad como
si estuviera en crisis

Con una tasa de 83.4 por ciento, Guerrero se ubicó en el último lugar de la tasa más alta de personas ocupadas en la informalidad, nivel similar al registrado en 2009, cuando alcanzó un 80.1 por ciento, de acuerdo con datos de la ENOE.
Zenyazen Flores
28 marzo 2016 23:6 Última actualización 29 marzo 2016 5:5
chilpancingo

la violencia que sufre Guerrero es uno de los factores que desincentivan a las empresas a generar empleos. (Cuartoscuro)

Aunque históricamente Guerrero ha padecido alta informalidad, en el cuarto trimestre de 2015 registró una tasa récord de 83.4 por ciento, cercana a la observada en 2009 cuando el país atravesó una crisis económica, señalan datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

La iniciativa privada estatal sostiene que el mercado laboral atraviesa una “contingencia” debido a la falta de empleos, mismos que se han dejado de generar porque no hay inversión pública ni privada y por la inseguridad y presencia del crimen organizado que inhibe la apertura de negocios.

En el tercer trimestre de 2009 el estado había alcanzado una tasa máxima de 80.1 por ciento, la cual prácticamente se “estacionó” en ese nivel en los terceros trimestres de 2012, 2014 y 2015.

Con la tasa de 83.4 por ciento, la entidad con destinos de playa reconocidos a nivel mundial como Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo se ubicó en el último lugar de la tabla a nivel nacional al registrar la tasa más alta de personas ocupadas en la informalidad, pues de cada 10 personas mas de ocho son informales.

FOCOS
Salarios. 40% de los ocupados del estado (cerca de 600 mil personas), percibe ingresos de menos de un salario mínimo y hasta 2 salarios mínimos.

Crecimiento. El indicador trimestral de la actividad económica estatal creció 1.6 por ciento anual en el tercer trimestre de 2015, el más baja en dos años.

Los empleos formales que se generaron en el último trimestre de 2015 no fueron suficientes para absorber a los guerrerenses que se incorporaron a la Población Económicamente Activa (PEA).

En ese trimestre se incorporaron a la PEA 18 mil 394 personas, cuando en el mismo periodo se crearon apenas 3 mil 475 empleos formales registrados en el IMSS.

La Semana Santa es una temporada en la que el empleo formal repunta de forma estacional, como ocurrió el año pasado en los meses previos al periodo vacacional. Sin embargo, este año se observó una pérdida de 3 mil 427 empleos formales en el primer bimestre a pesar de la proximidad de las vacaciones.

Adrián Alarcón, presidente de la Coparmex Chilpancigo, dijo que la violencia que a diario sufre el estado es uno de los factores que desincentivan a las empresas a generar empleos y acusó que desde hace más de un año no ha habido proyectos de infraestructura que detonen la creación de nuevas plazas.

“Veníamos percibiendo desde hace un buen rato el aumento de la informalidad porque hay desempleo y no se están creando nuevas fuentes de trabajo debido a la inseguridad y también hay cierre de negocios y hay despido de trabajadores que es algo generalizado en el estado”, subrayó.

Alarcón indicó que tras los huracanes que golpearon el estado en 2014 hubo apoyos gubernamentales que sirvieron para generar empleos formales y en algunas regiones la economía mejoró, pero las obras para reconstruir las zonas afectadas concluyeron y no hay nuevos proyectos de infraestructura que compensen esos empleos.

“La inversión pública en este momento es prácticamente nula, estamos hablando de los tres niveles de gobierno, ahorita sólo vemos en Chilpancingo algunas pavimentaciones de calles pero en general no hay inversión pública”, señaló.

De acuerdo con el observatorio México ¿Cómo Vamos?, el estado sureño reportó un crecimiento económico de 1.8 por ciento anual al tercer trimestre de 2015, el más bajo observado desde el cuarto trimestre de 2013.