Economía

Mineras se abren paso en Guerrero, a pesar de la violencia

Historias de asesinatos y secuestros son las que se escuchan en Guerrero, donde también empresas buscan desarrollar minas en busca del oro de la región.
Bloomberg
18 octubre 2016 22:2 Última actualización 18 octubre 2016 22:47
oro

(Bloomberg)

En el estado de Guerrero hay mucho escondido en la tierra: secretos tanto horripilantes como maravillosos. Las tumbas anónimas que salpican las laderas de las montañas de la entidad le dan el apodo de la capital de los asesinatos en México. Pero aquí también hay oro, mucho oro.

Torex Gold Resources, con sede en Toronto, abrió su primera mina a principios de este año, lo cual representa una inusual victoria en los esfuerzos de México por impulsar el crecimiento económico en un estado devastado por la lucha entre los narcotraficantes por los cultivos de opio que se utilizan para fabricar la heroína consumida en Estados Unidos.

Otras dos mineras canadienses, Timmins Gold Corp. y Minaurum Gold Inc., tiene planes para explorar y desarrollar sus propios sitios. En una región con muy poco a su favor, las autoridades locales y los trabajadores esperan que el trío de las inversiones pueda ser el inicio de algo más grande.


Aunque Guerrero y los estados vecinos de Oaxaca y Chiapas representan una décima parte de la población de México, han recibido menos del 3 por ciento de su inversión extranjera directa durante los últimos 16 años.

Historias de asesinatos y secuestros han ahuyentado a los inversionistas. Cocula, la población más cercana a las minas de Torex, es mejor conocida en el mundo como la sede del vertedero de basura donde los cuerpos de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa fueron quemados en 2014.

El gobierno federal alega que un alcalde local aliado con un cartel de la droga los secuestró para evitar que participaran en protestas. Guerrero, en donde se encuentra Acapulco, ha pasado de ser un centro turístico (en el que Bill y Hillary Clinton pasaron su luna de miel) al estado con la ciudad más sangrienta en menos de una generación.

"Estamos muy al pendiente de los riesgos junto con nuestro personal de seguridad”, dijo Fred Stanford, de 57 años, presidente y CEO de Torex. Además, los proyectos mineros son un "activo fabuloso".

Las perspectivas son tan atractivas, dice el antiguo capataz de mina, que ha hecho el viaje de 12 horas desde Toronto casi cada seis semanas en los últimos siete años para comprobar los progresos en Torex en la primera mina: El Limón-Guajes.

1
 

 

Mina El Limón-Guajes, en Guerrero. (Torex.com)


Se podría decir que Torex y Guerrero se necesitan mutuamente. Los únicos activos de Torex son la mina a cielo abierto - inaugurada en abril – y un proyecto adyacente. La inversión de la empresa de 800 millones de dólares para desarrollar El Limón-Guajes es la mayor en la historia de Guerrero. Torex planea gastar cerca de 500 millones de dólares más para poner en marcha el proyecto vecino de la Media Luna dentro de unos cinco años.

El proyecto de Torex constituye una señal "para el mundo de que la minería en México es fundamental, porque genera riqueza e igualdad social, sobre todo en los lugares más pobres", dijo la Secretaría de Economía en una declaración el 28 de abril y agregó que la inversión generará 600 puestos de trabajo.

Se espera que El Limón-Guajes produzca 275 mil onzas este año y un promedio de 360 mil onzas anuales en los próximos 12 años, que Stanford dice que probablemente la convertirían en la segunda mina de oro más grande de México.

Los futuros del oro en Nueva York, que han subido 19 por ciento este año al tiempo que los inversionistas buscan refugios seguros, cerraron en 1,262.90 la onza el martes. De los 10 analistas consultados por Bloomberg que asignan una calificación a la acción de Torex, todos recomiendan comprar las acciones, que han subido a casi el doble en el último año.

RIESGOS

Ese tipo de producción no es barata - especialmente en un lugar tan peligroso como Guerrero. De los mil 800 empleados directos de la compañía y contratistas en México, 100 son guardias de seguridad dedicados a mantener a los otros seguros. Torex transporta el oro en vehículos blindados a lo largo de una carretera de 19.3 kilómetros con puestos de control armados que construyó en lugar de arriesgarse a toparse con bandidos a lo largo de la antigua carretera sinuosa de tierra que cruza las montañas hacia Cocula.

El espectro de la violencia está siempre presente en la zona. Trece personas, entre ellas siete que trabajan en el proyecto de Torex, fueron secuestradas en la antigua carretera en febrero de 2015 por criminales relacionados con un cártel de narcotraficantes. Fueron liberados días después con la ayuda de la Policía Federal. Mineros de Goldcorp Inc. cercana de la mina de Los Filos no tuvieron tanta suerte. Cuatro trabajadores desaparecieron en marzo de 2015, y los cuerpos de tres de ellos fueron encontrados en una barranca días después.

La historia de asesinatos y pobreza de Guerrero hacen que el proyecto de Torex sea todavía más importante, dijo Michael Harvey, presidente de la división de minería de la Cámara Canadiense de Comercio en México.

La inversión de Torex "va a significar entre 20 y 30 años de puestos de trabajo", dijo Harvey en una entrevista en la Ciudad de México. "La minería genera empleos muy bien pagados en regiones donde la gente tiene pocas oportunidades".