Economía

Guerra de Trump al TLCAN se ‘toparía’ con el aguacate mexicano

En un caso extremo de perder las ventajas arancelarias del TLCAN, el oro verde, el aguacate mexicano, difícilmente podría ser sustituido con el de otros proveedores.
Valente Villamil
04 septiembre 2016 21:4 Última actualización 05 septiembre 2016 12:19
aguacate (Bloomberg)

Las características de los aguacates mexicanos son difícilmente comparables. (Bloomberg)

El embate de políticos estadounidenses contra beneficios adquiridos por México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podrían dejar al aguacate como uno de los sobrevivientes ante una eventual eliminación del acuerdo.

Haciendo a un lado que la celebración del Súper Bowl -máxima fiesta deportiva de ese país- perdería su ‘sabor’, pues sólo en este evento se consumen 100 mil toneladas de aguacate michoacano para guacamole, distribuidores estadounidenses destacan la cercanía de México, que abarata su traslado e impide mermas por tiempo de recorrido.

Además que las características de los aguacates mexicanos son difícilmente comparables.

economía

Todos estos elementos permitirían en un caso extremo traspasar al consumidor el sobreprecio causado por un arancel impuesto.

Perder las ventajas arancelarias del TLCAN significaría que casi todos los productos agropecuarios que hoy son libres de impuesto en EU, como este fruto, tendrían que pagar 6.4 por ciento de arancel, estimó Luis de la Calle, exsubsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía.

“Sí tendría un impacto inflacionario que acabarían pagando los consumidores de Estados Unidos”, advirtió quien fue el encargado de implementar dicho tratado.

Distribuidores estadounidenses del producto descartan que aún en el escenario más extremo puedan sustituir con otros proveedores a los mexicanos.

En el caso del aguacate, 82 por ciento anual del consumo aparente de EU es satisfecho por México, según un reporte de la United States International Trade Commission (USITC).

El ‘oro verde’ michoacano se vende en 50 estados de esa nación y su consumo se duplicó de 2005 a 2015 para superar las 800 mil toneladas anuales.

Actualmente, México no paga arancel por la exportación de aguacates a EU por su inclusión en el TLCAN, pero si lo hiciera el impuesto general que pagaría sería de 11.2 a 13.2 centavos de dólar por kilogramo, que es el promedio para los países con los que ese país no tiene tratado, de acuerdo con la USITC.

Danilo López, fundador de la importadora de aguacates Novelle, con sede en California dijo que ante el caso hipotético de una salida de EU del TLCAN, trasladaría al consumidor el alza de la tarifa de importación.

En un escenario altamente especulativo, el aguacate mexicano podría incluso duplicar su precio de un dólar en California.

Ante esto, competidores como los basados en Perú y Chile, los otros proveedores de aguacate que también exportan sin arancel, podrían elevar su participación.

“(Bajo este escenario), realmente no pensaría en buscar otros proveedores (además de México)”, dijo López, de Novelle.

En promedio, mandar un contenedor de aguacates (18 mil 80 kilos) de Michoacán a EU cuesta mil 800 dólares y el trayecto dura cerca de 12 horas; desde que se cosecha el fruto hasta que llega a tiendas de ese país pasan de tres a cuatro días, dijo Enrique Espinoza, del Grupo Aguacatero Mexicano.

En tanto, un contenedor de aguacates de Perú se tasa entre cinco y seis mil dólares y tarda hasta 15 días en llegar a puerto en EU, señaló Arturo Medina, de la asociación de productores y exportadores de aguacate peruano ProHass.

“Nosotros necesitamos más a México que lo que México a nosotros”, agregó López.