Economía

Griegos, entre enojo y confusión rumbo a referendo

Los griegos deberán decidir este fin de semana si aceptan o no los términos del acuerdo propuesto por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea para otro rescate financiero.
Reuters
02 julio 2015 10:17 Última actualización 02 julio 2015 10:17
Grecia se encuentra dividida. (Reuters)

Grecia se encuentra dividida. (Reuters)

ATENAS.- Grecia se encamina a celebrar un referendo este fin de semana que podría decidir su futuro en la zona euro, después de que las filas frente a los cajeros automáticos se convirtieran en el símbolo más potente del enfrentamiento entre el Gobierno de izquierda y sus acreedores internacionales.

El rechazo del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, a los términos del "chantaje" de sus acreedores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE), que exigen recortes de gastos y alzas de impuestos, indignó tanto a los socios del país que no hay esperanza de un acercamiento antes de la consulta del domingo.

Mientras los bancos de Grecia se mantienen cerrados por cuarto día y el país aplica controles de capitales, el ministro de Finanzas Yanis Varoufakis vinculó su futuro al resultado de la votación, y dijo que renunciaría si el llamado del Gobierno a votar por el "no" a los términos del rescate es ignorado.

El futuro de Tsipras como primer ministro también estaría en duda.

"La gente está completamente confundida. Y la culpa es 100 por ciento de los políticos. Ellos son responsables por la situación en la que estamos hoy", dijo el jubilado Thanos Stamou.

Como resultado, el domingo los griegos deberán tomar una decisión sobre un tema que su Gobierno fue incapaz de decidir en los meses de ásperas negociaciones con sus socios de Europa.

"El futuro de Grecia está en manos del pueblo griego", dijo Jeroen Dijsselbloem, presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro.

"Si el resultado es positivo, entonces está naturalmente en el bando europeo la disposición de ayudar a Grecia para salir de la crisis", sostuvo. "Si el resultado es negativo, entonces el futuro será más complicado", indicó.

Tsipras tiene mucho en juego. Lo más probable es que su Gobierno caiga si los votantes respaldan el plan de rescate que él ha rechazado por considerarlo como una "humillación" para Grecia.

Su coalición ya se está desmoronando porque una serie de diputados del partido de los Griegos Independientes, su socio menor en la alianza del Gobierno, ya han dicho que apoyarán el "sí".