Economía

Grecia se aproxima a
la bancarrota y ordena cierre de bancos

Tras el fracaso de las negociaciones con el Eurogrupo, el gobierno griego anunció el cierre de sus bancos y el mercado de valores; su posible salida de la zona euro podría afectar a los mercados emergentes, como México, los cuales podrían registrar salidas de capital.
Leticia Hernández
28 junio 2015 23:44 Última actualización 29 junio 2015 5:5
Banco Grecia

Los retiros de cajeros automáticos en Grecia han sido limitados a 60 euros por persona. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de Grecia anunció el cierre de bancos y del mercado de valores este lunes y tomó medidas restrictivas en los retiros de depósitos del sistema bancario, a lo que se conoce como ‘corralito’, para evitar un colapso financiero.

Esto, luego del fracaso en las negociaciones con el Eurogrupo, que negó una prórroga al programa de rescate que vence este martes.
Esta situación pone a Grecia al borde de la suspensión de pagos, ya que esta semana tiene que hacer frente a un pago con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La incertidumbre sobre el futuro de Grecia y la posibilidad de su salida del euro mantiene bajo tensión a los mercados financieros internacionales con efectos indirectos alcanzando a países tan distantes como México.

A inicios de la jornada de este lunes el euro y las plazas accionarias en Asia registraron pérdidas, y se espera que este comportamiento se extienda al resto de las Bolsas en el mundo.


Ahora los mercados financieros internacionales están bajo mayor presión a la espera del referéndum que Tsipras propone realizar el próximo 5 de julio entre la ciudadanía griega, ya que está en juego la liquidez de la banca griega y el pago a bancos europeos.

IMPACTO EN MERCADOS
Un escenario de incumplimiento someterá a mayor volatilidad a los mercados financieros internacionales siendo el sur de Europa el blanco natural; sin embargo, en el reacomodo de posiciones de los inversionistas, el papel gubernamental de países emergentes y sus monedas, no quedan exentos.

“Definitivamente tendría un impacto sobre todos los países emergentes. Un default griego sembraría mucho miedo y seguramente llevaría a una salida de capitales de México”, expuso Aldo Musacchio, profesor en la Brandeis International Business School, en Boston.

No obstante, el especialista descartó que esto ocurra en el corto plazo, pero podría desencadenar una salida fuerte de capitales de mercados emergentes conforme aumenten las tasas de interés en Estados Unidos.

EFECTOS LLEGARÁN A MÉXICO
Eduardo Suárez, co-encargado de Estrategia para Latinoamérica en la división de Banca Global y Mercados de Scotiabank, en Toronto, Canadá, indicó a El Financiero que si Grecia sale del euro sería un problema importante a nivel mundial.

“Pero no creo que sea mayor para los mercados emergentes. No lo veo provocando un disparo de la paridad del peso mexicano frente al dólar a niveles de 17 unidades, tal vez a 16 o cuando mucho 16.50 pesos por dólares es posible”, mencionó.

Sergio Negrete, académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, indicó que la probabilidad de que Grecia caiga en moratoria y que salga de la eurozona es alta.

“Que el gobierno griego haya cerrado los bancos e implementado control de capitales es una señal de las altas posibilidades de la salida del euro (…) es posible que los mercados estén preparados para ello, pero no sabemos qué tanto”, dijo.

Explicó que en primer lugar la inversión en cartera registraría una salida de varios países emergentes para refugiarse en economías avanzadas, lo que implicaría que el peso pueda depreciarse aún con la política de subasta de dólares que actualmente implementa el Banco de México.

Dijo que el futuro para Grecia se muestra un tanto oscuro y que no existe una solución positiva.

“Yo pienso que el tema de Grecia si le ha estado afectando al mercado de bonos en México, sobre todo a la TIIE y a los Bonos M. Pasan dos cosas, el choque de Grecia apareció a la vez de que la Reserva Federal dijo que podría no subir las tasas este año; y segundo, México ha destacado dentro de mercados emergentes por su énfasis en reformas”, señaló Alfredo Thorne, director de Thorne & Associates.

Sin embargo, el programa de flexibilización cuantitativa que ha puesto en marcha el Banco Central Europeo, entre otras medidas, dificulta un escenario de contagio en los mercados de deuda soberana global, apuntó Nikitas Konstantinidis, profesor de Economía Política Internacional en la Universidad de Cambridge y miembro del Foro de Políticas Públicas Griego.

Advirtió que una potencial salida erosionará cualquier confianza en la irreversibilidad de la Unión Económica Monetaria. “Se probaría que no es más que un régimen de tipo de cambio fijo y haría a las economías del sur de Europa más vulnerables, como las más susceptibles de sufrir crisis similares”.

La salida haría que los inversionistas miren hacia otros países con temor de una historia similar. “Probablemente comenzarán a preocuparse más por Portugal, a continuación posiblemente por España e Italia”, dijo Scott Brown, economista en jefe de Raymond James.

De los tres escenarios de un default: la salida abrupta, bajo un programa de salida gradual o caer en default permaneciendo en el euro y crear una moneda paralela para el pago de sus obligaciones, “el que menos volatilidad causaría en los mercados financieros es el de la salida gradual”, apuntó Ernesto O´Farril, director de Análisis y Estrategia de Actinver.

 Con información de Daniel Villegas

“especial