Economía

6 gráficas para entender el endeudamiento de los Estados

Las finanzas de las entidades, sus pasivos y cómo se garantiza la deuda y de dónde vienen los recursos para pagar los crédito, son algunos elementos que destacan del estudio de ARegional.
Eleazar Rodríguez
31 agosto 2016 13:53 Última actualización 31 agosto 2016 18:0
pesos

(Bloomberg)

Hidalgo, Campeche y Aguascalientes son los estados que tienen el mejor control sobre la administración de sus gastos, en tanto que Baja California, Chiapas y Durango se caracterizan por haber elevado sus erogaciones operacionales, según se desprende del informe Deuda Pública en las Entidades Federativas, 2010 – junio 2016 de ARegional.

En las siguientes seis gráficas te explicamos cuáles fueron los estados que mejor administraron, los qué más gastaron, de dónde obtienen el financiamiento y cómo lo garantizan, además del comportamiento de la deuda de algunas de las entidades que más se desapalancaron, pero también de los que más se endeudaron.

1. Los que se destacan por su buena administración

Este grupo lo comprenden los estados que registraron una eficiente disciplina financiera, al observar un mayor control de sus gastos administrativos y al implementar medidas de austeridad.

En este rubro destacan los estados de Hidalgo, Campeche y Aguascalientes de un grupo de 10 entidades que obtuvieron la mayor puntuación en el estudio de ARegional.

Este grupo se destaca por que el gasto administrativo por habitante fue de 5 mil 53.7 pesos, nivel inferior a los 5 mil 193 pesos que se registra a nivel nacional.

Estas entidades también registran niveles de endeudamiento por habitante menores al promedio nacional.

2. Las que más gastaron

Este segmento se compone de 11 entidades que registraron un gasto administrativo por habitante de cinco mil 858 pesos, superior en casi 13 por ciento a la media nacional, toda vez que las medidas de austeridad implementadas por el gobierno estatal fueron insuficientes para contener el crecimiento de sus erogaciones operativas.

En este grupo destacan Baja California, Chiapas y Durango, entidades que se caracterizaron por incrementar de forma importante los montos en gastos personales y en gasto corriente. El estado de Durango muestra una excepción, ya que si bien redujo las erogaciones en gastos personales y gasto corriente, resultaron insuficientes para mejorar sus números de administración.

3. Quién le presta a los estados

La banca comercial fue el mayor acreedor de las entidades federativas durante el primer semestre del año, al concentrar el 60.2 por ciento del total del financiamiento otorgado a los estados. De acuerdo con Banco de México, al cierre de junio el saldo del financiamiento a estados y municipios fue de 324.3 mil millones de pesos, con un crecimiento de 1.0 por ciento real anual.

También destaca la participación de la banca de desarrollo, en específico Banobras que otorgó el 20.3 por ciento del financiamiento total. El banco central informó en su reporte de los Agregados Monetarios y Actividad Financiera al cierre de junio, que este segmento tiene con las entidades federativas una deuda total de 147.1 mil millones de pesos, luego de un crecimiento de 1.9 por ciento real anual.

Las emisiones bursátiles redujeron su participación a 17.4 por ciento, ya que si bien son atractivas por sus bajas tasas de interés, los elevados costos por la estructuración inicial, de colocación y por el pago de seguros para la garantía del servicio, hace que sólo las emisiones con elevados montos puedan absorber estos gastos.

4. Cómo se garantiza la deuda

Las participaciones federales se consolidan como la principal garantía de los Estados para contratar deuda. De acuerdo con ARegional el 87.7 por ciento de la deuda estatal es respaldada por las Participaciones Federales del Ramo 28.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda, al cierre de julio el gobierno federal subió en 8.6 por ciento real anual el monto de las participaciones a los Estados, alcanzando una cifra de 415 mil 482.7 millones de pesos.

La garantía sólo contempla las participaciones federales a los Estados, sin tomar en cuenta las destinadas a sus municipios.

Otro 10.1 por ciento de las emisiones de deuda están garantizadas con ingresos propios y unicamente el 2.2 por ciento con Aportaciones Federales de la deuda de los estados de Veracruz, Oaxaca, Durango, Sonora, Chiapas, y en menor medida, Tamaulipas, Morelos y Aguascalientes.

5. Los Estados con mayores reducciones de deuda

Querétaro, San Luis Potosí y Puebla son las entidades que se caracterizaron por un buen desempeño financiero, teniendo como característica su capacidad de generar ingresos propios y de observar una flexibilidad financiera para afrontar sus compromisos de operación, esto son la necesidad de recurrir a una mayor contratación de deuda.

A nivel nacional, unicamente siete entidades tuvieron una reducción de su deuda acumulada de nueve mil 640.6 millones de pesos entre 2010 y la primera mitad de 2016. Destacan Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla y Guerrero que redujeron sus deudas en más de mil 500 millones cada uno.

6. Los que más se endeudaron

Por el otro lado están los que contrataron elevados montos de deuda encabezados por Morelos, Zacatecas y Coahuila, destacándose estos Estados por registrar incrementos superiores al 20 por ciento promedio anual en casi seis años. Esto presiona sus finanzas ya que a mayor deuda, aumenta el servicio de la misma pese al entorno de bajas tasas de interés

El repunte más fuerte lo registró Morelos, que tuvo un crecimiento promedio anual de su deuda de 75.4 por ciento, justificándose en mayores inversiones públicas productivas.

En el caso de Zacatecas realizó una reestructuración de su deuda en 2012 luego que una mayor contratación de deuda de corto plazo llevo en 2011 el costo del servicio de su deuda a concentrar el 9.0 por ciento de sus ingresos totales.

En caso de Coahuila es relevante, ya que en sólo un año (entre 2010 y 2011) su deuda repuntó 357 por ciento, para luego comenzar un periodo de reducción de lo pasivos además de un aumento de su ahorro interno, lo que le ha permitido cumplir con sus obligaciones con los acreedores.

>