Economía

6 gráficas que muestran el impacto del desplome del crudo en la gasolina

Países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, entre otros, se han visto beneficiados con reducciones en los precios de la gasolina por la caída del crudo; en México, la situación es distinta. 
Redacción
12 diciembre 2014 18:34 Última actualización 12 diciembre 2014 19:13
Gasolina con degradado

Gasolina con degradado.

La reducción del precio del barril de petróleo permitió que en la mayoría de los países se sintiera un menor costo de las gasolinas; sin embargo, hay naciones, como México, que ante una coyuntura de alzas programadas o subsidios diluyen el efecto esperado por el comportamiento en el precio del petróleo.

1
PAÍSES DESARROLLADOS

Las naciones industrializadas han visto beneficios de esta reducción en el precio de la gasolina. Muestra de ello es que al cierre de la primera semana de diciembre, el litro de gasolina en las principales siete economías del mundo (Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón) se redujo este año 14.2 por ciento, al pasar de un promedio de 1.76 dólares por litro al cierre del 2013 a 1.51.dólares el pasado 2 de diciembre.

5
COREA DEL SUR

Corea del Sur también se ha beneficiado de la reciente baja en los precios del crudo. Hasta el primer fin de semana de diciembre, se estima que el litro de gasolina alcanzó en ese país los 1.53 dólares, su nivel más bajo de los últimos seis años. A principios de este año, el litro estaba en 1.80 dólares.

2
BRASIL Y RUSIA

La sobreoferta de petróleo en los mercados internacionales está apoyada por Arabia Saudita, Brasil y Rusia. Sin embargo, los precios de los combustibles en estas naciones no han beneficiado al consumidor de la misma forma que en las naciones más desarrolladas, e incluso en naciones emergentes como Corea del Sur, que han visto una reducción significativa en los precios. En el caso de Rusia, el precio de la gasolina pasó de 34.3 rublos al cierre de 2013 a poco más de 36 rublos en noviembre de este año, en tanto que en Brasil, pasó en el mismo periodo de un promedio de 2.53 a 2.60 reales, impulsado por un aumento decretado por el gobierno en noviembre.

4
VENEZUELA Y ARABIA SAUDITA

Para mantener una gasolina accesible para el consumidor, algunos países tuvieron que hacer uso de fuertes cantidades de recursos. Los mayores ejemplos están en Venezuela y Arabia Saudita. Venezuela mantiene la gasolina más barata del mundo, toda vez que el litro de gasolina cuesta un centavo de dólar y se ha mantenido así por los últimos 16 años. Sin embargo, las últimas cifras muestran que para sostener este precio el gobierno tuvo que hacer uso de subsidios por 27 mil millones de dólares, además de importar gasolina por otros mil 700 millones de dólares. Ya se estudia un aumento que podrá alcanzar un precio de hasta cuatro bolívares por litro, lo que sería un fuerte golpe para la mayoría de la población. La otra nación que subsidia fuertemente su gasolina es Arabia Saudita, país que destinó casi 61 mil millones de dólares para mantener su precio en cuatro centavos de dólar el litro para el consumidor.

3
MÉXICO

En México, el precio de la gasolina Magna pasó de 12.21 pesos el litro a principios de 2014 a 13.31 pesos tras el último "gasolinazo" a principios de diciembre, contrario a lo que se observó en otras naciones productoras. Sin embargo, este aumento tiene un lado positivo: permitió reducir el subsidio del gobierno para las gasolinas. Las últimas cifras muestran que, al cierre de octubre, los subsidios que usó el gobierno mexicano para las gasolinas alcanzaron los 3 mil 112.1 millones de dólares, esto es, 56.1 por ciento en términos reales menor al observado en el mismo periodo del año anterior, aunque por el lado del consumidor implicó un fuerte impacto en sus ingresos.


En la medida que el precio de la gasolina está bajando, se estima que los excedentes generados por este concepto permitirán apuntalar la demanda de bienes en diversas naciones; la otra cara es que en naciones como Rusia, la reducción en el precio del petroleó está trasladándose a los consumidores.