Economía

Gobierno mexicano, con poca aportación a la salud pública: OCDE

Para la organización, el reto está en reconciliar las restricciones fiscales limitando cualquier efecto de inequidad o impactos en la eficiencia resultados de una cobertura reducida, señala el documento.
Daniel villegas
24 septiembre 2015 16:21 Última actualización 24 septiembre 2015 16:46
Etiquetas
Imss

(Cuartoscuro)

México se encuentra entre uno de los cuatro países en los que el gobierno destina menos recursos en el agregado de los gastos en salud pública, cerca del 50 por ciento de estos costos provienen del sector privado (hogares y empresas), en la misma situación se encuentran Corea, Chile y Estados Unidos, señaló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

En contrapartida se encuentra Holanda, Dinamarca y Noruega, en donde más del 80 por ciento del gasto en salud proviene del sector público.

“Desde una perspectiva puramente fiscal parecería sencillo dejar el gasto de saludo en manos del sector privado, pero en la práctica los riesgos asociados a los seguros de salud privadas son numerosos, incluyendo costos administrativos más altos, la reducción en el poder de negociación de los aseguradores, presión de incentivos fiscales y la selección de riesgos que lleva a brechas inequitativas en las coberturas” alertó la organización.


El reto está en reconciliar las restricciones fiscales limitando cualquier efecto de inequidad o impactos en la eficiencia resultados de una cobertura reducida, señala el documento.

La OCDE estima que debido a la incorporación de nuevas tecnologías en el sector salud, los precios en este servicio se han incrementado a un ritmo mayor que la inflación general. A esto se añade la cambiante demografía e incrementos en los costos de los sistemas de salud.

El costo de salud representa actualmente el 6 por ciento del PIB de la OCDE, pero esta cifra crecería hasta el 9 por ciento en 2030 y 14 por ciento para 2060. En los últimos 20 años el crecimiento anual de la salud pública ha crecido a un mayor ritmo que el producto de los países de la OCDE, advirtió la institución.

La organización advirtió que existen muchas complejidades para abordar el problema, ya que en él están involucrados los ministros de salud y de finanzas públicas, que tienen por un lado el mantener la eficiencia del sistema de salud así como de proveer los mejores elementos para su correcto funcionamiento.

Es común que estén al centro de la discusión varias dicotomías, a la hora de estimar los presupuestos destinados a este ramo, como impuestos y programas sociales, servicio de salud federal o estatal o inclusive sistemas públicos o privados.