Economía

Atenas defiende reformas que prometió a sus acreedores

El gobierno griego defendió hoy las medidas que prometió a sus acreedores, como el incremento a impuestos al consumidor y a empresas, para que así puedan ser liberados los préstamos que eviten que Grecia caiga en mora de pagos.
AP
23 junio 2015 19:5 Última actualización 23 junio 2015 19:52
Tsipras

El primer ministro griego Alexis Tsipras también viajará a Bruselas el miércoles para negociaciones con sus acreedores. (Bloomberg)

ATENAS.- El gobierno de Grecia defendió hoy los nuevos ahorros presupuestarios "difíciles" por miles de millones de dólares que ofreció en negociaciones con acreedores, al tiempo que algunos legisladores del propio partido gobernante hablaron en contra de dichas medidas.

Grecia ha propuesto a sus acreedores aplicar medidas como incrementos a impuestos al consumidor y a empresas que recaudarían 8 mil millones de euros (9 mil millones de dólares), con el fin de convencer a sus acreedores de que liberen nuevos préstamos que el país necesita para no caer en mora de pagos la próxima semana.

Se prevé que esta semana se llegará a una decisión: los ministros de finanzas de la eurozona se reunirán el miércoles por la noche, mientras que el jueves y el viernes se llevará a cabo una cumbre de la Unión Europea.

El primer ministro griego Alexis Tsipras también viajará a Bruselas el miércoles para negociaciones agendadas al mediodía con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el director del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, indicó su oficina.


Grecia necesita nuevos préstamos antes del 30 de junio, cuando se vence el actual plazo de rescate, y también debe cubrir mil 600 millones de euros (mil 800 millones de dólares) al Fondo Monetario Internacional.

El gobierno también está bajo presión de otros partidos de izquierda y de sindicatos laborales, quienes dicen que sus propuestas serán una carga adicional sobre los griegos, ya cansados de la austeridad.

El martes por la noche, 7 mil miembros de un sindicato afiliado al Partido Comunista y 3 mil pensionados realizaron una marcha pacífica a través de Atenas, en la que exigieron que el gobierno retire sus propuestas y restablezca las pensiones a los niveles existentes antes de la crisis.

El partido de izquierda radical Syriza, que postuló a Alex Tsipras a la primera magistratura, ganó las elecciones en enero al proponer eliminar las draconianas medidas de austeridad y los aumentos de impuestos que desde 2010 habían llevado a cabo los gobiernos griegos a cambio del rescate financiero del país.

Tsipras dice que esas medidas se concentraban en aliviar las finanzas públicas de la nación, pero que empeoraban la situación económica de los ciudadanos.

Pero ante la negativa de los acreedores a entregar los préstamos restantes por 7 mil 200 millones de euros y mientras las arcas del país se van quedando vacías, Tsipras ha tenido que retractarse de muchas de sus promesas. Si el país cae en impago de sus deudas podría sufrir mayores daños a su economía como la quiebra de sus bancos y, a la larga, la salida de la eurozona.