Economía

Economía global
aún padece la caída
de Lehman Brothers

La quiebra de Lehman Brothers, hace seis años, impactó al sector financiero mundial y originó la mayor crisis desde la 'Gran Depresión'; desde esa fecha, la recuperación en Estados Unidos
y la zona Euro aún no se consolida.
Clara Zepeda
14 septiembre 2014 23:25 Última actualización 15 septiembre 2014 9:52
Lehman Brothers

La caída de Lehman Brothers detonó una crisis financiera que se reflejó a nivel mundial. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace seis años, el 15 de septiembre de 2008, cuando Lehman Brothers quebró, la economía de Estados Unidos venía sufriendo desde hacía varios meses por las inversiones en los créditos inmobiliarios de alto riesgo, conocidos luego como “subprime”.

La caída del gigante bancario, ícono de Wall Street desde hacía más de un siglo, disparó una profunda crisis financiera desde la ‘Gran Depresión’ de los años treinta que se proyectó al resto del mundo, y en la cual sigue atrapado.

Transcurridos seis años y luego de estímulos fiscales y tres rondas de “Quantitative Easing” por parte de la Reserva Federal (Fed), la recuperación económica de Estados Unidos no es completa.

El fenómeno de participación del empleo a la baja en Estados Unidos evidencia un problema estructural en el mercado laboral, los precios de la vivienda apenas comienzan a recuperarse, con una baja inflación y no existe un repunte en el otorgamiento de crédito, describe Eduardo Ávila, subdirector de Análisis de Monex.


Y es que Estados Unidos superó una recesión histórica al precio de niveles de deuda récord y una fuerte intervención del Estado en la economía, principalmente en el sistema financiero.

PROFUNDA RECESIÓN EN ZONA EURO

Los países de la zona Euro han enfrentado una recesión profunda y duradera, por lo que la recuperación de algunas economías sigue sin consolidarse y persiste el riesgo de una deflación en esa región.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anticipa una ralentización de la economía de Alemania, el pilar del euro, y algunos otros europeos como Irlanda, Portugal, Reino Unido, así como un paro en la actividad productiva en Japón. Hasta que no haya una consolidación fiscal en la zona del euro, describe Ávila, las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) y los gobiernos resultarán insuficientes.

En tanto, los países emergentes pasaron en su mayoría sin problemas por la crisis, los “boom” de exportaciones y en los commodities, junto con dinero barato producto de tasas de interés muy bajas en el mundo impulsaron su crecimiento; pero éste se ve amenazado al invertirse las tendencias que les impulsaron, como es el caso de Brasil, Argentina, Chile o Rusia.

En algunos casos se podría decir que la economía mundial está en recuperación pero no en expansión; mientras que otros lo califican como un “gran bache” del cual no pueden salir, sostiene Rodolfo Campuzano, director de Estrategia de Portafolios de Invex.
Una gran mayoría del sector financiero estadounidense achaca la escasez de circulación del crédito a las nuevas normas que entraron en vigor tras la crisis.

PIERDEN BANCOS EN EU

Las marcas financieras no han salido bien paradas tras la crisis. De todas, la más castigada es Citi, que cayó del puesto 8 al 57 de la lista de las marcas más poderosas del mundo, evaluándose ahora en 17 mil 688 millones de dólares, cuando en 2007 rondaba los 33 mil 706 millones, según la firma Brandz.

La mayoría de estas firmas provienen de Estados Unidos, y todas tienen presencia mundial. Esto explica en gran medida las dificultades económicas del mundo y porque ese país es señalado como el origen del problema.

Para Santiago Carniado, director de Instituciones Financieras de Standard and Poor’s, la fotografía en cada región del mundo en materia bancaria es diferente, elemento que no ayuda mucho al crecimiento.

“En Europa se dio un importante desapalancamiento, lo que continúa limitando el crecimiento del otorgamiento de crédito; en Estados Unidos esperamos que continúe la restricción, derivado no tanto de la situación económica, sino por los mayores requerimientos de capital que exigen las regulaciones. En Asia, la fotografía es diferente, con China logrando un crecimiento de crédito de alrededor de 10 por ciento”, describió Carniado.

​Haz clic en la imagen para ampliarla

Menor crecimiento y mayor deuda fueron algunos de los resultados de la depresión.