Economía

Frente común entre México y Canadá si gana Trump en EU

Dos de los tres países integrantes del NAFTA están dispuestos a unir esfuerzos para defender el tratado comercial de América del Norte ante un eventual triunfo de Donald Trump en las elecciones estadounidenses.
Eduardo Cirino Aguilar Peralta
26 mayo 2016 11:13 Última actualización 26 mayo 2016 11:21
El TLCAN 20 años después

El TLC entre México, Canadá y Estados Unidos fue la primera iniciativa económica verdaderamente regional, cuyo propósito fue aumentar los flujos comerciales y de inversión entre los 3 países; sus principales protagonistas nos relatan cómo se dieron las negociaciones.

México y Canadá están preparando acciones para mejorar su relación bilateral y tener una mejor posición para defender las ganancias logradas por el Tratado del Libre Comercio de América del Norte en caso de un eventual triunfo de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, así lo expresó Pierre Alaire, embajador canadiense en nuestro país, en el marco del evento Business Beyond Borders, organizado por la Cámara de Comercio de Canadá en nuestro país.

“Los beneficios de NAFTA son indiscutibles y obvios. La relación comercial entre Canadá y México se multiplicó por ocho después de su firma. Nuestro papel es convencer a los americanos que NAFTA y el libre comercio continental son importantísimos para los tres países. Nadie gana al cerrar las fronteras”, apuntó.

Por su parte, Jorge Marín Stoopen, presidente de la Cámara de Comercio de Canadá en México expuso que es un tema que les preocupa porque podría modificar la relación de Estados Unidos con ambos países, aunque advirtió que la incertidumbre electoral aún no ha frenado inversiones canadienses en México.


Durante el evento, el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo resaltó la fortaleza actual de la relación México-Canadá, que hasta la fecha ha traído 25 mil millones de dólares de inversión a nuestro país. Guajardo expuso las oportunidades que se han aprovechado en materia automotriz y aeroespacial, pero sobre todo en el sector minero, que representa 45 por ciento de la inversión total.

Sobre la amenaza que representa la falta de marco jurídico al sector minero, el secretario explicó que es necesario mejorar la certeza en cuanto a la definición de contratos de uso de tierra, pues actualmente la ley agraria no contempla una estructura que le dé soporte a los acuerdos entre ejidatarios y mineros.

Por otra parte, sobre la afectación que la inseguridad tiene sobre este sector, Guajardo expuso que se trata de un trabajo permanente de coordinación, debido a que se trata de una industria muy arraigada en las zonas rurales, por lo que han procurado relaciones permanente entre la industria minera y la Gendarmería y Policía Federal. El embajador canadiense reveló que algunas empresas llegan a gastar hasta dos por ciento de sus ingresos en temas de seguridad “como si fuera un impuesto”.