Economía

FMI recorta estimados de crecimiento para México y EU

El FMI recortó su perspectiva de crecimiento para México en 0.4 puntos a 2.1 por ciento, desde 2.5 por ciento. Para Estados Unidos la baja fue de 0.6 puntos porcentuales a una tasa de 1.6 por ciento.
Leticia Hernández
03 octubre 2016 21:30 Última actualización 04 octubre 2016 8:0
 [El organismo estima que México crecerá 3%, luego del decepcionante 1.2 registrado en el 2013./ Cuartoscuro] 

[El organismo estima que México crecerá 3%, luego del decepcionante 1.2 registrado en el 2013./ Cuartoscuro]

México y Estados Unidos  son las dos economías en donde el Fondo Monetario Internacional (FMI), ajustó en mayor medida sus pronósticos de crecimiento económico de 2016.

Para la economía mexicana el recorte fue de 0.4 puntos a 2.1 por ciento, respecto a sus pronósticos publicados en julio pasado y para Estados Unidos fue de 0.6 puntos porcentuales a una tasa de 1.6 por ciento.

En el informe sobre las Perspectivas Económicas Mundiales, el FMI bajó su estimado del para el PIB en 2016 a 2.1 desde 2.5 por ciento en julio pasado y para el próximo año a 2.3 desde 2.6 por ciento.



“El crecimiento en México se estima sea de 2.1 por ciento en 2016, una baja desde 2.5 por ciento debido al débil desempeño de las exportaciones en la primera mitad del año. Se estima se acelere modestamente a 2.3 por ciento en 2017 conforme la demanda externa se recupere y la tasa de crecimiento aumente a 2.9 por ciento en el mediano plazo, -hacia el 2021- conforme las reformas estructurales maduran”, señala el reporte publicado a la víspera de su reunión de otoño en Washington D.C. en esta semana.

El FMI señala que la política monetaria de México es consistente con el objetivo de anclar la inflación en la meta del banco central y estima que ésta cierre en 2.8 por ciento en 2016 y 3.3 por ciento en 2017. Reconoce que las proyecciones fiscales de este año están ampliamente en línea con el presupuesto aprobado, en tanto que para el 2017 asumirán el cumplimiento futuro de las reglas establecidas en el Ley de Responsabilidad Fiscal.

Hacia el norte, la economía estadounidense ha perdido impulso en los últimos trimestres y la expectativa de un repunte en el segundo trimestre no se cumplió con un crecimiento estimado de 1.1 por ciento a una tasa anual desestacionalizada. En este contexto el FMI recortó su pronóstico de crecimiento para este año a 1.6 por ciento desde 2.2 por ciento previsto en julio pasado y para 2017 la corrección fue a 2.2 por ciento desde 2.5 por ciento.

El crecimiento del consumo en cerca de 3.0 por ciento en promedio en la primera mitad del año, ha permanecido fuerte apoyado por la firmeza del mercado laboral y la expansión de las nóminas, pero la continua debilidad de la inversión no residencial junto con una reducción considerable de los inventarios ha pesado sobre el crecimiento.

La debilidad en la inversión en los negocios parece reflejar la continua, aunque moderada, disminución en el gasto de capital en el sector energético, el impacto reciente del dólar fuerte sobre la industria exportadora y la posibilidad también de la volatilidad en los mercados financieros son factores que propiciaron el recorte de sus estimados a 1.6 por ciento en 2016.

Para el 2017 el crecimiento estimado se recupera a 2.2 por ciento y para el mediano plazo se estima un crecimiento del PIB de 1.8 por ciento conforme la población envejezca y por la continuación de la recién tendencia de un crecimiento menor en el factor de productividad total.

Sobre la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, el FMI estima alcance el nivel de 2.75 por ciento para el 2020, en un incremento gradual pero consistente que ubicará la tasa de referencia debajo de los niveles pre crisis.