Economía

FMI mejora perspectiva de crecimiento de México para 2017

El Fondo Monetario Internacional ajustó al alza su perspectiva de crecimiento de la economía de México hacia 2017 a 2.1 por ciento, pese a la incertidumbre por el TLCAN. Para Estados Unidos su previsión fue a la baja.
Leticia Hernández
10 octubre 2017 8:12 Última actualización 10 octubre 2017 9:49
México (Shutterstock)

México (Shutterstock)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentó la perspectiva de crecimiento de la economía mexicana para el cierre de 2017 a 2.1 por ciento, desde el 1.9 por ciento que había pronosticado en julio.

El aumento en el pronóstico de crecimiento se da a pesar de la incertidumbre sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sin embargo, para el 2018, el FMI hizo un ajuste a la baja de 0.1 puntos a 1.9 por ciento.

En su informe “Perspectivas Económicas Mundiales” publicado este martes, el organismo internacional considera que pese la incertidumbre por el futuro del acuerdo comercial con América del Norte y del fuerte endurecimiento de la política monetaria en los dos años anteriores, la primera mitad del 2017 tuvo resultados mejores a los previstos y se ha recuperado la confianza de los mercados financieros.

En tanto, previó que la inflación terminará el año en 5.9 por ciento por el efecto de la liberalización de los precios de los combustibles y el efecto de la depreciación del peso en los primeros meses. Sin embargo, caerá dentro de la tolerancia del Banco de México en un rango de entre 2 a 4 por ciento en 2018.

Señaló que la estrategia paulatina de consolidación fiscal de México sigue siendo apropiada, dada la resiliencia de la economía y la conveniencia de fijar la deuda pública en una tendencia a la baja.

Hacia el mediano plazo, al asumir la completa implementación de la agenda de reformas estructurales, el FMI proyecta se eleve el crecimiento del país a un 2.7 por ciento.

LOS RIESGOS SI TERMINA EL TLCAN

A pesar de que hay incertidumbre sobre el TLCAN, el FMI espera que las negociaciones prosperen y se den mejoras alcanzables, ya que un final que trastorne las relaciones comerciales representa “mucho riesgo para México y para el resto de los socios del acuerdo”, dijo Maurice Obstfeld, consejero económico y director del Departamento de Investigación del organismo.

“Cualquier cosa, incluyendo las negociaciones del TLCAN que pueden trastornar las relaciones comerciales y de negocios entre países, provocaría trastornos en las cadenas de suministros de todos los socios involucrados, así que todo ello trae consigo mucho riesgo para México y para el resto de los socios del acuerdo”, explicó Obstfeld.

El consejo económico señaló que, debido a estas dificultades en las negociaciones del acuerdo comercial, se ha visto un debilitamiento del peso mexicano por lo que no se podrían hacer estimados sobre su paridad en el corto plazo.

“Hay dificultades en las negociaciones del TLCAN que han estado vinculadas con la depreciación del peso (…) Nuestra esperanza sobre el futuro del TLCAN es que las negociaciones sigan adelante sin tropiezo y de hecho lleguen a ciertas mejoras que son alcanzables dentro de ese marco”, apuntó.

ACABAR CON IMPEDIMENTOS DE CRECIMIENTO

Entre los mercados emergentes y economías en desarrollo, el Fondo Monetario Internacional advierte que los países con perspectivas modestas de crecimiento en el mediano plazo necesitan urgentemente atacar impedimentos estructurales para su crecimiento.

Esto incluye mejorar la calidad de la infraestructura y la educación; fortalecer los gobiernos; mejorar el clima empresarial y facilitar mayor participación femenina en el mercado laboral, así como implementar reformas para los mercados productivos y laborales.

En el caso de México, el FMI señala que “hay un espacio sustancial para mejorar el clima para los negocios y la inversión. Con acciones decisivas, aumentar la gobernancia y el estado de derecho podría ayudar a combatir la corrupción, fortalecer la confianza de los negocios y proveer un impulso a la inversión”, destaca el informe publicado este martes en Washington.

AJUSTE A LA BAJA PARA ESTADOS UNIDOS

Dado que no se concreta nada sobre los estímulos fiscales, el Fondo Monetario Internacional ajustó a la baja sus proyecciones de crecimiento para la economía de Estados Unidos a 2.2 por ciento en 2017 y 2.3 por ciento en 2018, contra los 2.3 y 2.5 por ciento, respectivamente, previstos en su informe de Perspectivas Económicas de primavera.

Las condiciones financieras, la fuerte confianza que prevalece entre las empresas y el consumidor, serán factores que beneficien el crecimiento de corto plazo en la economía estadounidense pero según el FMI, en un horizonte más largo se espera que el crecimiento de Estados Unidos se modere.

El crecimiento potencial se estima en un 1.8 por ciento, lo que refleja la suposición de un crecimiento lento y con menor crecimiento de la fuerza de trabajo debido al envejecimiento de la población.