Economía

FMI insta a gobiernos a establecer un precio correcto al carbono

Christine Lagarde reconoció que el Acuerdo de Paris es un paso fundamental para hacer frente al cambio climático y urgió  a los países que participaron en la COP21 a establecer un precio correcto al carbono.
Leticia Hernández
13 diciembre 2015 12:48 Última actualización 13 diciembre 2015 12:55
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional

Christine Lagarde reconoció que el Acuerdo de Paris es un paso fundamental para hacer frente al desafío del cambio climático global. (Reuters/Archivo)

Establecer un precio correcto al carbono y hacerlo ya, es el mensaje que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), emitió para los gobiernos que se reunieron en1 París para la COP21 sobre Cambio Climático y los instó a avanzar de las palabras a las acciones mediante la implementación de políticas direccionadas a alcanzar los compromisos que cada país hizo ante la comunidad internacional.

En su declaración al concluir los trabajos de la COP21, Christine Lagarde reconoció que el Acuerdo de Paris es un paso fundamental para hacer frente al desafío del cambio climático global pero los gobiernos deben ahora poner palabras en acciones, en particular, mediante la implementación de políticas que hagan progresos efectivos en las promesas de mitigación que han hecho.

"Por eso mi mensaje clave es precio justo de carbono y hacerlo ahora. Cobrar por las emisiones de los combustibles fósiles pone en marcha los incentivos necesarios para las inversiones bajas en carbono; también proporciona ingresos para salvaguardar los pobres, reducir la deuda y reducir la carga de otros impuestos sobre los hogares y las empresas. Esperamos dialogar sobre los precios de carbono y ayudar a los gobiernos a poner en práctica esta política de vital importancia”, expone en un comunicado difundido por el FMI.

La reunión concluyó con la firma por los 195 representantes de países reunidos del “Acuerdo de París”, calificado de histórico al ser la primera vez en que un acuerdo universal fija una meta única para evitar el aumento del calentamiento global con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura del planea por debajo de 2 grados centígrados respecto a la era preindustrial y esforzarse por limitar ese aumento a 1.5 grados.